Un mensaje de WhatsApp habría sido el detonante de la masacre

 
EXTRACTO GRATUITO

La pareja estaba separada de hecho. Pero la policía Romina Maguna y el empleado ferroviario Diego Loscalzo, conocido como "el Chino", todavía convivían bajo el mismo techo, en la casa de William Morris, en Hurlingham, donde comenzó la masacre después de que el presunto múltiple asesino revisara el teléfono celular de la mujer y descubriera mensajes sobre una fiesta organizada con sus compañeros del trabajo policial.

Así lo explicaron a LA NACION calificadas fuentes de la investigación. "La discusión comenzó cuando Loscalzo le revisó los mensajes de WhatsApp y descubrió que Maguna estaba organizando una fiesta y baile con sus compañeros de trabajo. Poco después le sacó su arma reglamentaria y comenzó a disparar", sostuvieron los voceros consultados.

Loscalzo ayer fue trasladado desde Córdoba, donde fue detenido, hasta la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón y hoy sería indagado por la fiscal Paula Hondeville. Minutos antes de morir, Maguna, de 36 años, compartió en su perfil de Facebook un dibujo con la leyenda: "Qué 14 de febrero ni que la fregada... el que te quiere te quiere todos los días".

Ante la fiscal Hondeville, a cargo de la Unidad Fiscal de Violencia Familiar y Género de Morón, ya declaró una amiga de Maguna. La testigo relató, según fuentes judiciales, que "la pareja estaba separada, pero convivían en el mismo techo".

Además de la mujer policía, en la masacre de Hurlingham fueron...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA