Habrá menos inflación, pero a costa de un atraso cambiario

 
EXTRACTO GRATUITO

Después de de la era kirchnerista, la inflación tendrá una desaceleración durante este año, cuya magnitud dependerá de la capacidad del Gobierno para evitar una como la que hubo el verano pasado.

Los analistas consultados por LA NACION coinciden en pronosticar que la inflación de 2015 estará un escalón por debajo de la del año pasado, pero aun los más cercanos al oficialismo admiten que será muy difícil perforar el piso del 20% anual y de esta manera alcanzar la meta del 15% que anunció el ministro Axel Kicillof hace unos días.

Los economistas alertan sobre los riesgos de la política oficial que busca contener los aumentos de precios apostando muy fuerte a mantener el dólar retrasado y al congelamiento de las tarifas de servicios públicos.

"2015 va a ser más parecido a la segunda mitad del año pasado, cuando se logró una desaceleración muy marcada de la inflación gracias a la política de Precios Cuidados y a la mayor intervención oficial en el mercado cambiario; estimamos que el año puede cerrar con una inflación en torno al 20 o 25%. Si bien las elecciones siempre implican un grado mayor de incertidumbre, no esperamos un efecto muy fuerte porque el Gobierno tiene las variables bajo control", señaló Agustín D’Attellis, de la corriente oficialista La Gran Makro.

"Nuestro pronóstico para 2015 supone una inflación contenida de alrededor de 33%, fruto del atraso cambiario y tarifario, la convergencia del dólar paralelo al oficial y un repunte de la actividad en el segundo semestre, en línea con una recuperación de la demanda ante la expectativa del cambio de gobierno", afirmó, por su parte, Eduardo Levy Yeyati, director ejecutivo de Elypsis.

"Lo que estamos viendo es un arranque de 2015 mucho más tranquilo que el año pasado y con una tendencia normalizada", expresa Fernanda Vallejo, del Foro del Pensamiento Económico, un centro de estudios afín al Gobierno. "Si no existe una variable exógena, habrá una evolución de precios que estará en alrededor del 20 por ciento", agrega la economista.

El elevado optimismo que se vive en las filas del oficialismo no es compartido por otros economistas, que reconocen la desaceleración que se registró en los últimos meses, pero destacan que su continuidad estará atada al sostenimiento de medidas que no son gratuitas para el futuro de la economía, como el atraso cambiario y el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos.

En la misma línea que Levy Yeyati, el economista Camilo Tiscornia estima que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA