Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - SALA V, 10 de Noviembre de 2014, expediente CNT 041514/2010/CA001

Fecha de Resolución10 de Noviembre de 2014
EmisorSALA V

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA V Expte. nº CNT 41514/2010/CA1 SENTENCIA DEFINITIVA.76695 AUTOS: “MENDOZA, R.A. C/ ARIZONA CALZADOS S.R.L. Y OTROS s/ DESPIDO” (JUZG. Nº 19).

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, capital federal de la República Argentina, a los 10 días del mes de noviembre de 2014 se reúnen los señores jueces de la Sala V, para dictar la sentencia en esta causa, quienes se expiden en el orden de votación que fue sorteado oportunamente; y El DOCTOR OSCAR ZAS dijo:

  1. Contra la sentencia dictada en la instancia anterior a fs.

    574/84, se alzan la parte actora a tenor del memorial obrante a fs. 574/84 y los codemandados M.B.F. y C.H.T. y Arizona Calzados S.R.L. (en adelante “Arizona”) según escritos de fs. 586/7 y 588/606, respectivamente, los cuales merecieron réplica de sus contrarias.

  2. Por razones de orden lógico corresponde abordar en primer término los agravios de la codemandada Arizona contra la ilegitimidad del despido directo declarada en la sede de origen, al concluir el Sr. Juez a quo que dicha medida ha sido desproporcionada y excesiva con los incumplimientos imputados y que se tuvieron por demostrados.

    A tal efecto, precisó el magistrado que me precede que “…el distracto dispuesto por la patronal lo fuera con una triple motivación: 1. El hecho de encontrarse durmiendo el actor en horario y lugar de trabajo, 2. Los insultos proferidos al encargado Sr. D.R. y 3. La petición salarial que reputa en la CD 017866593 del 03/06/2.009 `…lindando un matiz extorsivo…

    ´ (confr. fs. 61). A todo ello, también deben adicionarse los antecedentes negativos que en materia de incumplimiento del horario y faltas injustificadas Fecha de firma: 10/11/2014 Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: O.Z., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA fundaron los apercibimientos previos que comunicara la empleadora durante el primer semestre del año 2.009…” (fs. 567, últ. párr.).

    Sobre dicha base, luego de analizar los elementos de prueba rendidos en autos, el Sr. Juez a quo concluyó: “…que las conductas atribuidas al actor –y efectivamente acreditadas- no revisten la gravedad que exige el art.

    242 L.C.T., más allá de lo objetable del proceder actoral. Ello, en tanto la falta de quedarse dormido en horario y lugar de trabajo resulta menor. Misma tónica le asigno a las expresiones desdorosas que le profirió el accionante al encargado Sr. D.R. en oportunidad de ser despertado. Ello, en la medida que al margen del mal gusto de la calificación utilizada (“b…..”), ésta debe evaluarse en el marco de un establecimiento fabril donde a veces las formas no se corresponden con las que socialmente se observan apropiadas.

    Por otro lado, destaco que sobre el epíteto enunciado existe una suerte de licencia social –insisto en el mal gusto que, a criterio del judicante, acarrea-

    por la cual se ha generalizado de tal manera para precisar situaciones y personas, de forma tal que cabría sopesar su carácter insultante. Finalmente, habré de decir que la calidad extorsiva que la empleadora le asigna a la expresión “…si no tengo el 10% de aumento, el lunes no corto más plantillas… escuchame, yo quiero terminar bien…” (confr. fs. 61) no la observo como tal, sino que en todo caso se trata de una petición realizada en forma coloquial y despojada de los protocolos habituales (fs. 568 últ. párr. y 569 1er. párr.).

    Luego de un detenido análisis de las posturas asumidas por los litigantes en el pleito y de los elementos de prueba obrantes en autos, he de concluir que no asiste razón a la accionada, por las razones que expondré a continuación.

    Fecha de firma: 10/11/2014 Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: O.Z., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA V Liminarmente he de puntualizar que, como surge de la reseña efectuada y de los términos de la carta documento que comunicó el despido (ver fs. 65), la ex empleadora ha fundado la medida resolutoria en los hechos acontecidos el día 29 de mayo de 2009 (consistentes en dormir en horas de trabajo, proferir insultos y agravios a su superior jerárquico y dirigir una petición al Sr. T. “…fuera de todo contexto y lindando un matiz extorsivo…”) y en los antecedentes disciplinarios, al considerar que éstas “…

    hacen inviable la prosecución de la relación laboral … atento configurar todo ello injurias gravísimas…” (ver comunicación cit.). Lo expuesto evidencia que la ex empleadora ha efectuado una valoración cuantitativa de la injuria, es decir, considerado la sumatoria de los incumplimientos del mentado 29 de mayo y las sanciones impuestas con anterioridad.

    La demandada en primer término se queja al enfatizar “…que se funda el despido –entre otras cosas- en la inconducta reiterada en cuatro oportunidades por parte del actor, consistente en dormirse voluntariamente en horario y lugar de trabajo” (ver fs. 589 vta., 1er. párr.; lo remarcado y subrayado corresponde al original). Al respecto, cabe señalar que la demandada previamente al despido había sancionado al actor con cuatro días de suspensión por carta documento de fecha 10 de febrero de 2009, al imputarle como causal el hecho de haber sido encontrado durmiendo en horas de trabajo los días 15 y 16 de enero y 2 de febrero de dicho año. Sin embargo, considero que dicha medida resulta extemporánea respecto de las supuestas dos primeras faltas (días 15 y 16), pues las meras circunstancias deslizadas como justificativos de la demora, consistentes en que el abogado se encontraría de vacaciones a dicha época, y que luego el establecimiento cerró

    la segunda quincena de enero por vacaciones, de ningún modo puede ser considerado como un obstáculo para adoptar una sanción disciplinaria. Por ende, considero que tales hipotéticas inconductas deben considerarse Fecha de firma: 10/11/2014 Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: O.Z., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA consentidas por la ex empleadora, por lo que la sanción debe ceñirse a la falta del día 2 de febrero.

    Despejado lo anterior, cabe señalar que esta sanción fue oportunamente impugnada por el trabajador mediante telegrama de fecha 4 de marzo de 2009 (ver fs. 235 e informe del Correo Argentino de fs. 237), por lo que debía la empleadora acreditar el hecho en cuestión; carga que, en mi opinión, se halla insatisfecha. Ello así por cuanto el único testigo que dijo haber presenciado cuando el actor se encontraba supuestamente durmiendo el día 2 de febrero de 2009 ha sido L.J.C. (fs. 372/3), quien dijo ser encargado y superior jerárquico del actor, y ha sido precisamente a instancia suya que se adoptó la medida disciplinaria, por lo que mal podría considerarse esta solitaria declaración, ante la expresa negativa del actor del hecho que le es enrostrado, para avalar la sanción impuesta. No pierdo de vista que el testigo C.M.F. aseveró que “…presenció cuatro veces encontrar al actor durmiendo…”, pero lo concreto es que seguidamente admitió “…que lo encontró al actor durmiendo los días 15 y 16 de enero del 2009, que las otras fechas no las recuerda pero fueron durante ese mes…” (fs.

    462), con lo cual es evidente que no se refirió al hecho hipotéticamente sucedido al mes siguiente (arts. 90 L.O. y 386 C.P.C.C.N.).

    Por lo expuesto, considero que debe desestimarse la existencia de antecedentes disciplinarios previos al despido por la falta en cuestión.

    En lo que atañe a los incumplimientos imputados por el día 29 de mayo de 2009, considero que idéntica valoración merece el hecho desencadenante de éstos; es decir, que se encontrase M. durmiendo en horario laboral. Ello así por cuanto el único testigo que aseveró haber presenciado ello fue D.M.R. (fs. 459/61), quien también era encargado y superior jerárquico del actor, y fue a su instancia que la accionada Fecha de firma: 10/11/2014 Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: O.Z., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA V determinó el despido. E., su único testimonio, contra la versión de los hechos en sentido opuesto dada por el actor, no forma convicción acerca de lo verdaderamente acontecido (arts. 90 y 386 antes cit.).

    En cuanto al hecho también imputado al actor de haber insultado precisamente al encargado R., observo que, tal como se destaca en la sentencia apelada, sin que ello haya sido materia de una crítica concreta y específica, ello se resumiría a que M. le habría dicho “boludo”. Al respecto, observo en primer término que la accionada no alcanza a agraviarse con el alcance que exige el art. 116 L.O. de las consideraciones efectuadas por el judicante de grado anterior en torno al contexto en que éste habría tenido lugar (ver fs. 568, últ. párr.). Por otra parte, he de señalar que de un análisis conjunto y armónico de los testimonios rendidos en autos, surge –sin hesitación- que habrían sido tanto el actor como el encargado Rojas quienes se levantaron mutuamente la voz y por ende, faltado el respeto. N. incluso que el testigo J.C.R., quien dijo ser cliente de la accionada y estar presente en el establecimiento cuando tuvieron lugar los hechos bajo examen, que en dicha ocasión “… el actor venía discutiendo con D. y con L. y entraron en la oficina donde el dicente estaba. Insultándose…”

    (ver fs. 456, lo remarcado me corresponde), lo que revela la existencia de agresiones verbales mutuas, lo que si bien no justifica la actitud del trabajador, sí la atempera, máxime cuando, al no hallarse demostrada la falta atribuida, es comprensible que el actor reaccione frente a la imputación que el Sr. Rojas había decidido efectuar ante el “dueño” del establecimiento.

    Por último...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR