Mejoran la oferta al Club de París para excluir al FMI

 
EXTRACTO GRATUITO

El Ministerio de Economía apuesta a tener éxito en la negociación con el al ofrecer un al que había propuesto para obtener una quita en el monto de la deuda acumulada y excluir al Fondo Monetario Internacional (FMI).Cuando faltan dos semanas para la reunión que tendrá en la capital francesa el ministro , en Economía prometen pragmatismo, pero que la negociación se pueda cerrar exitosamente en el corto plazo.La oferta inicial argentina consistía en un pago inicial de US$ 250 millones, pero ahora se propondría un pago bastante mayor para evitar la injerencia del organismo que conduce Christine Lagarde, según calificadas fuentes oficiales.Eso no significa que el Gobierno evalúe reflotar la idea de pagar con las reservas del Banco Central, como ofreció Cristina Kirchner en 2008. Sin embargo, podría repetir la experiencia de emitir un bono, como ocurrió para cancelar la deuda con Repsol por la expropiación de YPF.El otro objetivo buscado con esta oferta de pago inicial más generoso es lograr una quita respecto de los US$ 10.000 millones reclamados por el Club.A cambio, el Gobierno quiere que los acreedores dejen de considerar el pedido argentino como una refinanciación. Esto se debe a que, si se tratara de una refinanciación tradicional, sería muy difícil eludir el rol del FMI, tal como lo indican los principios y la tradición de este Club, fundado en 1956.En cambio, dado que consideran que la tasa de interés pagada por los bonos de YPF para compensar a Repsol fue "razonable", en Economía imaginan la posibilidad de replicar esta solución para conseguir a cambio créditos blandos y, sobre todo, líneas de financiamiento para obras de capital e infraestructura.Con un pago inicial más fuerte, el equipo económico estaría en condiciones de negociar una quita al monto nominal, calculado en US$ 10.000 millones por los acreedores, entre capital e intereses, dijeron las fuentes consultadas.Los acreedores, según las fuentes oficiales, prometieron que los dólares que llegarán luego de un eventual arreglo serán muchos más de los que saldrán por el pago de esta deuda que está en default desde 2001. De todos modos, los funcionarios saben que una cosa son las promesas de aquellos que cobran (los gobiernos) y otra diferente los hechos de quienes deben aportar el financiamiento (las empresas de esos países), por lo que observan con cierto recelo este compromiso de inversiones.En este contexto, Kicillof no descarta enviar al secretario de Finanzas, Pablo López, antes...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA