Que el Mediterráneo no sea una tumba de inmigrantes

 
EXTRACTO GRATUITO

En un discurso pronunciado en el Parlamento Europeo, el papa Francisco fue categórico. "No se puede tolerar que el Mediterráneo se convierta en cementerio de inmigrantes", aludiendo a la cantidad de seres humanos que perecen ahogados al intentar huir del norte de África. El pronunciamiento está en línea con la visita que el año pasado realizó a la isla de Lampedusa. ¿Cómo se explica este dramático hecho y qué tendría que ocurrir para que desapareciera?

Al respecto hablé con Alfred James Lotka (1880-1949), quien nació en Lemberg, ciudad actualmente ubicada en Ucrania. Químico de profesión, fue pionero de la teoría matemática de la población. Creó una teoría demográfica de la población estable, como caso particular de una teoría general de la renovación. Desarrolló los conceptos de tasa neta de reproducción y tasa intrínseca de crecimiento natural y propuso una explicación fisicoquímica de la evolución. En la década de 1920 publicó Elementos de biología física, obra que, según Herbert Alexander Simon, anticipó buena parte de lo que Paul Anthony Samuelson desarrolló en su Fundamentos del análisis económico.

-La migración no es nueva.

-Así es. Entre 1830 y 1950 alrededor de 65 millones de personas abandonaron Europa. Cerca de 34% de ellas dejó Gran Bretaña; 19% Italia; 10% Austria-Hungría y otro tanto Alemania; 9% dejó España. El 61% del total migró a Estados Unidos; 12% a Canadá; 10% a Argentina, calcularon Oscar Cornblit, Ezequiel Gallo y Arturo O'Connell. La Argentina recibió a igual cantidad de italianos y españoles, pero esto equivalió a 13% de la migración italiana total, y a 70% de la española, agregó Vicente Vázquez Presedo.

El migrante, ¿huye de lo que sufre o se entusiasma con lo que espera encontrar?

-Lo primero es una realidad, lo segundo, una expectativa. En el caso de la migración de África a Europa, a la luz de los riesgos físicos que corre el migrante, la clave está en la desesperante realidad que experimenta. La mayoría de los migrantes que llegaron a la Argentina hace un siglo sufrieron las incomodidades propias de viajar en clase económica, en un barco de aquel entonces, pero nada que ver con los riesgos asociados con cruzar el mar Mediterráneo, o llegar a Estados Unidos procedente de Cuba.

-¿Responsabilidad de quién es lo que está sucediendo en el Mediterráneo?

-El Papa habló ante...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA