En medio de un debate interno, Macri posterga una definición sobre la AFI hasta 2017

 
EXTRACTO GRATUITO

No habrá cambios en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Al menos durante los próximos meses. Si bien Mauricio Macri respalda al director de la ex SIDE, Gustavo Arribas, en los primeros meses del próximo año realizará una evaluación de lo que sucede en el submundo de los espías para definir el futuro del cuestionado servicio de inteligencia nacional.

Según confirmaron a LA NACION, dos integrantes del gabinete macrista, de acuerdo con la valoración que haga Arribas -en principio sería en el primer trimestre de 2017-, el Presidente decidirá si profundiza el camino que eligió hasta ahora con la búsqueda de la profesionalización de la institución, reformula el organismo -como le planteó Elisa Carrió- o directamente lo cierra, como le aconsejaron algunos de sus principales asesores antes de asumir.

En el Gobierno crece el hartazgo con el descontrol que atraviesa la ex Secretaría de Inteligencia. Lo que ocurrió con Juan José Gómez Centurión, el desplazado titular de la Dirección General de Aduanas (DGA), terminó por convencer a parte del equipo de trabajo del jefe del Estado de la necesidad de avanzar con cambios. Aunque esto por ahora no ocurrirá.

"Hay que esperar lo que Macri defina, mientras tanto todos siguen operando. Necesitamos un cambio cultural", describió uno de los integrantes del gabinete nacional.

En el debate interno hay dos posiciones muy marcadas. De un lado aparecen algunos de los principales consejeros que tiene el Presidente, aquellos sin cargos formales en el Poder Ejecutivo, que le recomiendan terminar con la AFI y lidiar con las consecuencias de esa determinación. En la otra orilla está la mayoría de funcionarios que tiene algún tipo de intercambio con la agencia de inteligencia.

"Cerrala, no se puede cambiar ni arreglar." La recomendación de Jaime Durán Barba, el principal asesor del entonces presidente recién electo, no fue suficiente. Ni siquiera lo hizo dudar que Fabián Rodríguez Simón, otro de los que Macri escucha y que tiene acceso a su despacho, haya argumentado algo similar. Pero Macri sabía que domar la AFI era uno de los retos más complicados de la nueva administración, por eso buscó a una persona "sin vicios" de formación y de extrema confianza como "el Negro" Arribas.

Durán Barba y Rodríguez Simón no son los únicos que impulsan esa decisión. LA NACION consultó a varios integrantes del gabinete nacional -dada la sensibilidad del asunto, todos pidieron que se resguarde su identidad- durante las últimas dos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA