Medidas autosatisfactivas en el derecho procesal laboral

Autor:Nanci Bautista
Cargo:Abogada (UNL) Jueza del Trabajo en Paraná, ER
RESUMEN

Se trata de alentar la comprensión de la necesaria evolución del pensamiento jurídico con el propósito de alcanzar o proyectar la construcción del debate dialéctico del proces, a la mayor compatibilización entre la letra de la ley y la justicia concreta.

 
EXTRACTO GRATUITO

Concepto de las denominadas medidas autosatisfactivas.

En la lectura del material referido al tema que nos ocupa aparecen con insistencia dos recursos: por un lado, se acude a citas varias a fin de provocar en el lector el entendimiento de un nuevo instituto que exige sacudir conceptos férreamente adoctrinados y cimentados nada menos que en pilares constitucionales -que se mencionan para aclarar que la manda de los arts. 17 y 18 de la Ley Suprema y la axiología de los dogmas del debido proceso y la defensa en juicio, no colisionan con las ideas que se postulan-, y por otro, se pone de resalto una cualidad que debe guiar la pluma del Juzgador para la aplicación sin cortapisas -que representen un contrasentido entre el discurso y la acción- de los llamados "procesos urgentes": la valentía.- ¿ues bien, se trata de alentar la comprensión de la necesaria evolución del pensamiento jurídico con el propósito de alcanzar -o al menos proyectar la construcción del debate dialéctico del proceso-, a la mayor compatibilización entre la letra de la ley y la justicia concreta.- En este escenario, el maestro Peyrano define a las medidas autosatisfactivas como "un requerimiento urgente formulado al órgano jurisdiccional por los justiciables que se agota, de ahí lo de autosatisfactiva, con su despacho favorable, no siendo, entonces, necesaria la iniciación de una ulterior acción principal para evitar su caducidad o decaimiento".-

Se trata de una especie del género de los "procesos urgentes", entre los que se encuentran las autosatisfactivas, las cautelares, las resoluciones anticipatorias, las acciones de amparo, habeas corpus y habeas data.-

Mabel de los Santos, las conceptúa -siguiendo a Jorge Peyrano, y el texto de las conclusiones del XIX Congreso Nacional de Derecho Procesal- diciendo que son soluciones jurisdiccionales urgentes no cautelares, despachables in extremis y mediando una fuerte probabilidad de que los planteos formulados sean atendibles. Las mismas importan una "satisfacción definitiva" de los requerimientos de los postulantes, de modo que son autónomas, no dependiendo su vigencia y mantenimiento de la interposición ulterior de una pretensión principal. Dicho remedio de urgencia, no cautelar, resulta útil para solucionar vías de hecho. La medida autosatisfactiva es una solución urgente, que procura aportar una respuesta jurisdiccional adecuada a una situación que reclama una pronta y expedita intervención del órgano judicial.-

Se ha dicho además que el término "procedimiento" es el más adecuado para describir el desarrollo del camino que debe recorrerse para el dictado de estas medidas, ya que dentro de ese concepto confluyen tanto los actos de peticionar y probar del actor, el eventual, excepcional y recortadísimo traslado al demandado, como los de despachar y sentenciar del Juez. Asimismo, y más allá de agotarse con su despacho favorable, la sentencia autosatisfactiva puede ser recurrida, por lo que la palabra procedimiento es comprensiva de todos los avatares que pueden surgir con motivo de sentencias de este tipo, inclusive su recursividad. Por último, es procedimiento y no proceso ya que si bien los dos conceptos implican la necesaria concatenación de actos realizados por las partes y por el Juez, en el caso del proceso, además de la concatenación, se requiere la bilateralidad de todas las instancias de las partes;  esa bilateralidad implica que se cumpla con la proyectividad de la acción, es decir que el órgano judicial confiera traslado de la demanda para que el demandado pueda reaccionar, activa o pasivamente, lo que no ocurre en este tipo de procedimientos, en los que las sentencias -en general- se dictan inaudita parte.-

Por su parte, y dirigiendo la mirada hacia el sentenciante, otorgando preponderancia a su actividad, Berizonce sostiene que "esta medida otorga preponderancia a la actividad del juez quien ha de atender principalmente a la naturaleza de la relación sustancial...; apreciar la gravedad y la inminencia del peligro de su violación; la realidad del daño que la negativa de la medida podría producir a la parte; apreciar si la tutela normativa originaria y las medidas conservatorias típicas previstas en la ley se demuestran insuficientes e inadecuadas para prevenir el daño; y todas las demás circunstancias que le llevan a la convicción de que la medida anticipatoria de los efectos de la decisión de mérito es necesaria y urgente para prevenir el daño o hacer cesar la continuidad de la lesión". Se trata de la posibilidad de recurrir al órgano jurisdiccional para que el juez, sin oír previamente a la parte contraria, otorgue una tutela jurisdiccional urgente y definitiva, en aquellos casos en que exista una situación de peligro o urgencia y una alta probabilidad de que la pretensión sea atendible.-

Diferencia entre los caracteres de las medidas cautelares clásicas y las medidas autosatisfactivas.-

Establecidas las notas salientes de las medidas cautelares en la consigna que antecede, debe decirse que entre los caracteres propios de las medidas cautelares, se impone destacar que éstas son instrumentales, provisionales, mutables o flexibles, se disponen inaudita parte, el conocimiento para decretarlas es "en grado de apariencia" -no de certeza-, no producen efectos de cosa juzgada material, no causan instancia, su acogimiento no configura prejuzgamiento, no tienen incidencia directa sobre la relación procesal, son de ejecutabilidad inmediata y revisten carácter urgente.-

Veamos: ) Carácter instrumental: Esta nota distintiva, formulada por Calamandrei alude a la característica configuradora de las medidas cautelares que las vincula a un proceso principal, al que sirven, garantizando la efectividad de su resultado. Las mismas nunca constituyen un fin por sí mismas, sino que están ineludiblemente preordenadas a la emanación de una ulterior providencia definitiva, de la cual aseguran preventivamente su resultado práctico. Nacen al servicio de una providencia definitiva. La tutela cautelar es, en relación al derecho sustancial, una tutela mediata por cuanto más que a hacer justicia contribuye a garantizar el eficaz funcionamiento de la justicia. Si bien todas las normas procesales son instrumentales respecto de la actuación del derecho material, las medidas cautelares son -como expresara Calamandrei- "instrumento del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA