A media luz

 
EXTRACTO GRATUITO

AREQUIPA.? De bicampeones olímpicos en Atenas 2004 y Pekín 2008 al vacío existencial en Londres 2012. La bandera celeste y blanca del fútbol no flameará en los Juegos del año próximo, a menos que anoche se produjera el milagro de la goleada por 5-0 de Uruguay a Brasil.La Argentina, que ayer superó a Colombia por 2-0 en su despedida, cumplió el objetivo a medias en el Sudamericano Sub 20: se clasificó para el Mundial de la categoría en Colombia, pero quedó lejos del aroma olímpico, algo que había sufrido por última vez para la cita de Sydney 2000.Más allá de las carencias de funcionamiento en todo el torneo, el seleccionado contó con los números en su favor y hasta estuvo cerca de atrapar una de las dos plazas del hexagonal final para entrar en los Juegos. Le hubiese bastado con un empate ante Uruguay (la Argentina cayó 1-0) y por allí pasa hoy el mayor lamento de la delegación nacional. El consuelo es que el Sub 20 volverá al Mundial tras el fracaso experimentado en el Sudamericano de Venezuela 2009, en el que no consiguió el pasaje a la máxima cita bajo la dirección del Checho Batista.Cualquier balance que se realice deja ese sinsabor de un recorrido hecho por la mitad, trunco si se piensa en aspiraciones de máxima. Sin duda, esta actuación nacional no quedará entre las páginas más brillantes de los juveniles.Desde el comienzo ante Colombia, el seleccionado no evidenció urgencia alguna por estrechar la distancia matemática de seis goles que lo separaba de Brasil. Se movió sereno, metió pierna fuerte en cuanto pudo, siempre al filo de una infracción. Jugó con intensidad, aunque no con desesperación. Y en buena medida ayudó el tempranero gol de penal de Facundo Ferreyra, a los 13 minutos, luego de una falta de Franco. La ventaja dio tranquilidad ante un rival limitadísimo, que hace rato que se había despedido de la chance de los Juegos Olímpicos.El funcionamiento de la Argentina se sostuvo en los buenos toques...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA