Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 21 de Abril de 2010, expediente C 104714

PresidenteKogan-Pettigiani-de Lázzari-Soria
Fecha de Resolución21 de Abril de 2010
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 21 de abril de 2010, habiéndose establecido, de confor-midad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctoresK.,P.,de L.,S., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa C. 104.714, "La Media Luna S.A. contra Provincia de Buenos Aires. Expropiación irregular".

A N T E C E D E N T E S

La Sala I de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de M. revocó la sentencia dictada en primera instancia que había hecho lugar a la expropiación inversa.

Se interpusieron, por La Media Luna S.A., por N.I.S. y por el Defensor de Pobres y Ausentes, recursos extraordinarios de inaplicabilidad de ley.

Oído el señor S. General, dictada la providencia de autos y encontrándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte resolvió plantear y votar las siguientes

C U E S T I O N E S

1°) ¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley interpuesto por La Media Luna S.A. a fs. 1205/1226?

En su caso:

  1. ) ¿Lo es el interpuesto por N.I.S. a fs. 1228/1229?

    En su caso:

  2. ) ¿Lo es el interpuesto por el Defensor de Pobres y Ausentes a fs. 1230/1231?

    V O T A C I Ó N

    A la primera cuestión planteada, la señora J. doctora K. dijo:

    I. La Media Luna S.A. promueve demanda de expro-piación irregular contra la Provincia de Buenos Aires respecto del inmueble ubicado en el Partido de La Matanza, localidad de I.C., designado catastralmente como Circunscripción VII, P. rural 1207, inscripto al dominio en los Folios 416/20, 419/20, 3858/68 (C.P.I.), 3851/68 (C.P.I.), 8680/72 (D.H.), 3281/74 (C.P.I.) y 4126/77 (D.H.), declarado de utilidad pública mediante la ley 11.027, publicada en el Boletín Oficial con fecha 25 de enero de 1991, con el objeto de donarlo a la Asociación Vecinal Nueve de Julio de la localidad mencionada. También se presentaron los condóminos A.C.G. de V.S., heredera de R.F. de G., el Defensor Oficial por el ausente P.Z. y V. y N.I.S., como heredera de G.S..

    En primera instancia, los actores obtuvieron el reconocimiento de la indemnización al declararse operada, a favor del Fisco de la Provincia de Buenos Aires, la expropiación del inmueble en cuestión, imponiéndose las costas a la demandada por aplicación del art. 37 de la ley 5708.

    La Cámara para revocar la sentencia de primera instancia analizó la legitimación activa, considerando que se trataba de un presupuesto ineludible para juzgar la procedencia de la acción y concluyó que en el caso no se había reunido la mayoría de los condóminos titulares del inmueble, objeto del litigio, para que pudiera admitirse la demanda. Tuvo en cuenta para ello el precedente de la Corte Suprema de Justicia nacional en la causa "R. c/ Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires s/expropiación inversa", sent. del 9-VI-1988 (fs. 1196 y vta.).

    Detalló las porciones indivisas que surgían del certificado de dominio obrante a fs. 1001/1006 donde La Medialuna S.A. tenía el 45,03% del inmueble, P.Z. y V. el 22,96% (consignó erróneamente 23,96%), R.F. de G. el 19,13%, J.H.F.Z. el 5,74% y G.S. el 7,14% (fs. 1191/1192).

    Así, concluyó determinando que el litisconsorcio necesario no se había configurado por la falta del consenso de la mayoría de los condóminos, pues sólo se probó que la Media Luna S.A. era propietaria del 45,03% sobre el total del inmueble, descalificando como condóminos a los restantes coactores en base a los siguientes fundamentos:

    1. la intervención del Defensor de Pobres y Ausentes por el condómino P.Z. y V. y/o sus presuntos herederos, estaba limitada a una estricta defensa de los intereses del ausente y no implicaba que se enrolara en el proceso adhiriendo a la demanda introducida, pues no podía disponer de un derecho sustancial de su representado, como lo era el ejercicio de actos materiales o jurídicos cuando importaban el ejercicio actual e inmediato del derecho de propiedad (fs. 1193/1194);

    2. la heredera del condómino G.F.S. -NormaI.S.- no se había presentado a estar a derecho, a pesar de haber sido debidamente notificada de la existencia de estas actuaciones (fs. 1194);

    3. la sucesora de R.L.F. de G. -AdaC.G. de Vidal Servini- tenía un derecho en expectativa porque no se había dispuesto la inscripción de la declaratoria de herederos de aquélla con relación a la porción del 19,13% del inmueble en litigio que había recibido, la causante, por testamento en la sucesión de B.Z. (fs. 1194 vta. y 1195);

    4. respecto de J.H.F. y Z. (mal consignado por la Cámara como H.J.; v. fs. 1005), encontró que por su fallecimiento y la cesión que su cónyuge supérstite realizó a favor de otra persona, la que a su vez cedió a La Media Luna S.A., conforme documental obrante en la causa, había quedado un remanente del 5,74% a favor de ese causante, por lo que debió ser citada la cónyuge "... o bien clarificarse la aparente contradicción existente, visto las diferentes transmisiones realizadas entre vivos ymortis causahabidas en relación al inmueble..." (fs. 1135 vta.).

      De todo esto coligió la falta de legitimación activa en los litisconsortes citados por La Media Luna S.A., ya que en virtud de lo dispuesto en el art. 2680 del Código Civil, de admitirse la posibilidad de que un condómino pudiera reclamar la expropiación inversa de todo el inmueble sin el consenso de los demás copropietarios, se violaría lo dispuesto en esa norma y en el art. 2682 del Código citado (fs. 1196).

      Agregó que siendo la indemnización la percepción de un crédito derivado de una obligación divisible, un solo condómino carece de legitimación para el cobro total de la deuda, pues tal ejercicio no constituye un acto de adminis-tración, ni tampoco hace a la conservación y explotación normal del bien.

      Por último señaló la contradicción en la que habría incurrido La Media Luna S.A. al haber iniciado, con anterioridad a este juicio, contra los condóminos P.F.Z. y V. y G.F.S., un proceso de posesión veinteñal desconociendo la existencia de herederos, y ahora, en este proceso, los cita en los términos del art. 89 del Código Procesal Civil y Comercial.

      1. La coactora, La Media Luna S.A., por medio de apoderado, se agravia denunciado absurdo y la violación de los arts. 89, 163 inc. 6, 272...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR