Cuando los mayores ya no pueden solos

 
EXTRACTO GRATUITO

Un día se olvidan de dónde dejaron las llaves, otro tienen dificultades para levantarse de la cama o pierden a su compañero de toda la vida y se desmoronan. Y así, superados por la fuerza de los hechos, nos damos cuenta de que nuestros padres ya no tienen toda la capacidad que tenían ni la misma confianza en sí mismos, y llega la pregunta que no queremos abordar: ¿de qué manera quiere y puede papá o mamá vivir los últimos años de su vida?

Maestros de la negación y abrazados a la imagen de personas independientes y fuertes por siempre, nos cuesta asumir el paso del tiempo, aceptar el deterioro y no queda otra salida que encarar en familia cómo será el futuro de este adulto mayor, que si bien tiene algunos achaques, todavía tiene mucha vida por disfrutar.

El aumento de la expectativa de vida trajo como resultado el aumento de la cantidad de personas de 80 años y más que viven períodos prolongados en situaciones de fragilidad o dependencia, afectando su capacidad de realizar por sí mismos un conjunto de actividades de la vida cotidiana que resultan imprescindibles para la supervivencia. Estas acciones van desde las más básicas -como alimentarse, vestirse, usar el baño, levantarse de la cama- hasta otras más complejas, pero también necesarias, como manejar dinero, trasladarse, usar el teléfono, hacer compras o preparar comidas.

¿Pero de qué universo estamos hablando? "Las investigaciones te dicen que mayoritariamente, las personas mayores están bien y resuelven su vida cotidiana sin mayores problemas. En algunos casos, que es aproximadamente un 5% de la población mayor, necesitan alguna forma de acompañamiento, que por lo general es un auxiliar gerontológico o una persona de servicio doméstico que cumple con la función de cuidado. De la población general, sólo un 2% se encuentra en internación geriátrica", explica Julieta Oddone, coordinadora del Programa Envejecimiento de Flasco Argentina.

A nivel preventivo y para que una persona pueda tener la mejor calidad de vida hasta el fin de sus días, Gonzalo Abramovich -coordinador general del Área de Adultos Mayores de la AMIA y consultor gerontológico- recomienda que tenga hábitos saludables, una buena alimentación, mantenga actividad física y desarrolle proyectos. "Todo esto hace que uno llegue mejor a esa edad para mantener una autonomía y dependencia. En los casos en los que la persona sufra una enfermedad cognitiva como las demencias, se va dando un proceso de deterioro que a la familia le...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA