Matan a una almacenera por un botín de 300 pesos

 
EXTRACTO GRATUITO

Una mujer de 33 años fue cuando dos delincuentes asaltaron el almacén para el que trabajaba, en Necochea. Por el hecho fueron detenidos por la policía bonaerense un adolescente de 17 años y un joven de 19.

Fuentes policiales informaron a la agencia de noticias Télam que el hecho ocurrió anteanoche, a las 22.30, en un comercio situado en la calle 71 al 3600, entre 78 y 80, donde la víctima, identificada como Valeria Ortiz, de 33 años, se encontraba junto a la pareja dueña del negocio.

Dos delincuentes irrumpieron en el lugar con fines de robo. Las fuentes consultadas dijeron que en ese momento uno de los asaltantes amenazó con un arma de fuego a los comerciantes, al tiempo que les exigía que entregaran el dinero de la recaudación que había en la caja registradora.

Según las fuentes policiales citadas por la agencia Télam, los ladrones se apoderaron de unos 300 pesos en efectivo. Cuando estaban por abandonar el almacén, el delincuente armado efectuó un disparo que impactó en el tórax de Ortiz, quien cayó malherida al piso.

Tras el disparo, los asaltantes escaparon a la carrera, mientras que la mujer baleada murió en el lugar antes de que pudiera ser auxiliada por personal médico de emergencias que, alertado de lo ocurrido, arribó a la escena del crimen a bordo de una ambulancia.

En tanto, el personal policial que trabajó en el lugar del hecho constató que en el almacén no había cámaras de seguridad que hubiesen captado imágenes de lo ocurrido, al tiempo que los peritos secuestraron una vaina servida de calibre 9 milímetros, perteneciente al proyectil que segó la vida de Ortiz.

Posteriormente, durante la autopsia, los médicos forenses extrajeron del cuerpo de la víctima un proyectil de plomo que será cotejado con la vaina incautada en la escena del crimen, según agregaron los voceros.

Un jefe policial que participa de la investigación explicó a la agencia Télam que "las tres personas que estaban en el almacén no se resistieron" al asalto, por lo que se sospecha que el delincuente que disparó pudo haberse asustado o haber querido intimidar a las víctimas con el disparo.

"El balazo atravesó una caramelera de vidrio y dio en el tórax de la mujer, que estaba del otro lado del mostrador", precisó el detective consultado.

Por su...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA