Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 21 de Marzo de 2017, expediente CNT 023659/2012/CA001

Fecha de Resolución21 de Marzo de 2017
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA II SENTENCIA DEFINITIVA NRO.:110188 EXPEDIENTE NRO.: 23.659/2012 AUTOS: “MATA, H.D. c/ TELECOM ARGENTINA S.A. s/

DESPIDO”

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En Buenos Aires, a los 21 de marzo de 2017, reunidos los integrantes de la Sala II a fin de considerar los recursos deducidos y para dictar sentencia definitiva, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo a los fundamentos que a continuación se exponen:

El Dr. M.Á.M. dijo:

I) Contra la sentencia de primera instancia de fs. 388/90, dictada por la Dra. B.H., que desestimó en todas sus partes la pretensión actoral, se alza el señor M. a tenor del memorial de fs. 393/402, cuya réplica obra a fs.

409/12.

II) Explicó el actor en el escrito inicial que comenzó a trabajar para Telecom Argentina S.A. el 3/7/00. Refirió que al principio del vínculo figuraron como sus empleadoras diversas consultoras, que la entidad accionada lo registró

bajo su dependencia recién en abril de 2005, y lo hizo con una fecha de ingreso ficticia (1/4/02) y sin respetar su verdadera antigüedad. Señaló que, en el último tiempo, cumplía labores como “Representante Comercial de 1º” (CCT 201/92), en el área “Sector de Ventas Buenos Aires”, y que su remuneración, que le era abonada en forma parcialmente clandestina, se encontraba constituida por una parte fija más comisiones. Señaló que el “Grupo Telecom”, luego de completar la unificación de sus áreas comerciales, “puso el acelerador en el proceso de desvinculaciones”, y que, en este marco, llevó a cabo una auditoría que utilizó para obligarlo a suscribir, en abril de 2010, bajo amenazas y en un contexto de agresividad, un convenio de “Extinción de contrato de trabajo por mutuo acuerdo”. Destacó que no existió voluntad concurrente de las partes, sino que se encubrió, verdaderamente, un despido incausado.

A su turno, la entidad accionada refirió que el accionante se desempeñaba en la “Gerencia de Telefonía Pública y Tarjetas”, que su jornada laboral Fecha de firma: 21/03/2017 se extendía de lunes a viernes de 9 a 18 hs. y que percibía una remuneración variable atada Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.A.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO #20529858#173810867#20170321142707056 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA II al cumplimiento mensual de objetivos, que se encontraba sujeta a un tope. Adujo que la ruptura del vínculo se produjo mediante un acuerdo suscripto en los términos del art. 241 de la LCT, que el reclamante suscribió de manera voluntaria, y luego del cual percibió lo acordado.

La magistrada a quo consideró plenamente válido el convenio resolutivo celebrado entre el señor M. y Telecom Argentina S.A. Hizo hincapié, para ello, en que “en dicha rescisión se han guardado debidamente las formalidades establecidas por la ley”, en que el pretensor no habría acreditado –ni invocado- que su voluntad se encontrara viciada al momento de la celebración de dicho acto jurídico, y en que, en todo caso, no habría logrado acreditar “los presupuestos de su pretensión”. La Dra. Hermida, por ello, desestimó íntegramente la pretensión actoral.

III) Controvierte el señor M. todos los aspectos del decisorio de grado. Se queja, en particular, de que la señora jueza de grado entendiera que el vínculo se disolvió por mutuo acuerdo de las partes, y cuestiona, además, que no tuvieran favorable acogida las diferencias salariales reclamadas ni las horas extras; el pretensor, en definitiva, se agravia de que se desestimaran todos los conceptos que solicitó

al practicar liquidación. Apela el reclamante, por último, la cuantía de los honorarios fijados en la anterior instancia al perito contador y a la representación letrada de la parte demandada, pues los considera elevados.

IV) Obra a fs. 47/48 copia certificada del acta notarial titulada “Extinción de contrato de trabajo por mutuo acuerdo”, en la cual el reclamante y Telecom Argentina S.A., el 8/4/10, plasmaron su voluntad de rescindir la relación laboral “a partir del día 7 de abril de 2010, en los términos del art. 241 Ley Contrato de Trabajo”. En dicho instrumento el señor M. le solicitó a su ex empleadora “que le otor[gara] la suma de $64.097,27 (…) en carácter de reparación integral de todos los rubros salariales convencionales e indemnizatorios que le pudieran llegar a corresponder (…)”, y aseveró

que, una vez abonado dicho importe, “nada más tendr[ía] que reclamar por concepto alguno de la relación laboral que lo vinculó con T.A.S.A.”.

El instituto previsto en el art. 241 de la ley 20.744 difiere sustancialmente del contemplado en el art. 15 del mismo cuerpo normativo. Este último establece un sistema de protección basado en el principio de irrenunciabilidad (art. 12 de la LCT) que se activa frente a la transacción de derechos previamente adquiridos por el trabajador; el segundo, en cambio, contempla únicamente un modo de extinción de la relación laboral, en el cual las partes, por mutuo acuerdo, deciden poner fin al contrato de trabajo.

No estamos en el sub examine ante un convenio transaccional o conciliatorio, pues el instrumento suscripto por el señor M. no constituyó

un acuerdo sobre derechos litigiosos sino la mera exteriorización de la voluntad extintiva, pactada bilateralmente. El actor pactó con su ex empleadora un acuerdo de rescisión en los Fecha de firma: 21/03/2017 términos del art. 241 de la LCT, y, por ello, considero Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.A.M., JUEZ DE CAMARA que ninguna entidad reviste, en la Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO #20529858#173810867#20170321142707056 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA II especie, la manifestación del trabajador en torno a que “nada más tendr[ía] que reclamar por concepto alguno de la relación laboral que lo vinculó con” su ex empleadora, que es una expresión propia de un convenio conciliatorio, pero extraña a un acuerdo de extinción por voluntad concurrente de las partes.

Aclarado ello, antes de adentrarme en el análisis de la validez del convenio extintivo en sí -eje central del escrito inicial y de la apelación del accionante-, estimo conveniente examinar las objeciones que efectúa el pretensor en su memorial recursivo en torno a la falta de consideración en grado de las deficiencias registrales denunciadas respecto de la fecha de ingreso y del salario, y de la desestimación de las horas extras. Circunstancias que no se encuentran alcanzadas por el acuerdo resolutivo, y que utiliza el accionante de andamiaje –junto con una diferencia en la base remuneratoria- para sostener que resultarían insuficientes las sumas “abonadas por la accionada con motivo del egreso” (fs. 399).

Aseguró el reclamante en el escrito inicial que al inicio del vínculo diferentes empresas actuaron como intermediarias de la relación que lo unía de manera directa con Telecom Argentina S.A.; precisó que, en este marco, si bien comenzó a trabajar para su ex empleadora el 3/7/00, ésta lo registró recién el 1/4/02 (fs. 6). Señaló, además, que su remuneración se encontraba constituida por una porción fija y otra “variable” y que, cuando las comisiones devengadas superaban el “promedio”, “la empresa abonaba las diferencias comisionales bajo el falso ropaje de viáticos”, mediante la “caja chica”, y que, mediante tal maniobra, llegó a percibir la suma de $3.500 sin registro contable.

Cuatro fueron los testigos que declararon a instancias de la parte actora: F.L. (fs. 344/45), J.R.P. (fs. 346/7), C.A. (fs. 348/49), y L.G. (fs. 357/58).

El primero, que tiene juicio pendiente contra la entidad accionada, y que se desempeñó para Telecom Argentina S.A. entre “agosto de 1994” y “abril de 2010”, señaló que “el actor ingresó en el año 2000” y que juntos trabajaron en el “112, en Las Heras y A.”. Precisó que “el modo de pago era a través de depósito bancario y de caja”, y que “a veces” iban “a cobrar un ajuste” que “vendría a ser de comisiones”; explicó que como la empresa nunca les “liquidaba como correspondía”, elevaban su reclamo a las autoridades y les ajustaban las comisiones mal liquidadas, dijo que si bien lo que percibían era variable, “más o menos eran $2.000, $2.500” y que “muchas veces” fue cobrar con el señor M.. Aseveró que no tenían horario fijo de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR