Masacre de Wilde: estuvo prófugo 20 años y cayó por una multa

 
EXTRACTO GRATUITO

Durante más de 20 años no se supo nada de él. Casi no había dejado rastros. Para quien aportara datos sobre su paradero había una recompensa de 100.000 pesos. Pero la pista que condujo al ex cabo de la policía bonaerense Marcos Rodríguez, acusado por su presunta participación en la denominada , fue un plan de pagos de una serie de multas de tránsito en la ciudad de La Falda, en Córdoba, donde vivía con su familia.Rodríguez, de 50 años y que se había escapado caminando de una comisaría, fue detenido ayer en su "minimercado" de La Falda por detectives de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Esa fuerza colabora con el juez Gabriel Vitale, quien en abril pasado se hizo cargo de la causa después de que la Suprema Corte de Justicia provincial revocara los sobreseimientos de ocho integrantes de la policía bonaerense."Vivía, con su mujer y sus tres hijos, cerca de su comercio. Pudimos llegar hasta él después de hacer una investigación de su entorno. Descubrimos un vehículo que podía ser de su mujer y que tenía multas de tránsito de la Municipalidad de La Falda, y el plan de pagos había sido firmado por una persona llamada Marcos Rodríguez. Después comprobamos que era el sospechoso buscado", sostuvo a LA NACION una calificada fuente de la investigación.La denominada "masacre de Wilde", un emblemático caso de "gatillo fácil", ocurrió el 10 de enero de 1994, cuando cuatro personas fueron asesinadas a balazos por integrantes de lo que en ese momento era la Brigada de Investigaciones de Lanús de la policía bonaerense, cuyo subjefe era el comisario Juan José Ribelli, quien fue detenido, procesado y luego absuelto por el atentado a la AMIA. Hubo 270 disparos.Anteayer, el magistrado Vitale, que está a cargo del Juzgado de Garantías N° 8 de Lomas de Zamora, había hecho lugar al requerimiento de elevación a juicio firmado por el fiscal Sebastián Scalera sobre otros ocho acusados: el comisario inspector Eduardo Gómez; el comisario Roberto Mantel; el comisario Hugo Reyes; el capitán Osvaldo Lorenzón; los subtenientes Marciano González y Pablo Dudek, y los ex policías Julio Gatto (ahora empleado) y Marcelo Valenga (hoy comerciante).En el debate, los acusados deberán responder por los delitos de cuádruple homicidio simple y un homicidio simple en grado de tentativa, ya que una de las víctimas logró sobrevivir. El juez Vitale rechazó los planteos de sobreseimiento y prescripción planteados por las defensas.La...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA