Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - Camara Comercial - Sala D, 10 de Diciembre de 2020, expediente COM 024966/2016

Fecha de Resolución10 de Diciembre de 2020
EmisorCamara Comercial - Sala D

Poder Judicial de la Nación Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial S. D

En Buenos Aires, a los 10 días de mes de diciembre de dos mil veinte, se reúnen los Señores Jueces de la S. D de la Excelentísima Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial de la Capital Federal, con el autorizante, para dictar sentencia en la causa “MARTIN, NAZARENO HERNAN contra AUTO ZERO S.A. Y OTRO sobre ORDINARIO”, registro n° 24966/2016

procedente del JUZGADO N° 15 del fuero (SECRETARIA N° 29), en los cuales como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo previsto por el art. 268 del Código Procesal, resultó que debían votar en el siguiente orden,

D.: V., G. y H..

Estudiados los autos la Cámara planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

A la cuestión propuesta, el señor J. de Cámara, doctor Gerardo G.

  1. dice:

  2. El señor N.H.M. demandó a A.Z.S. y a FCA

    S.A. de ahorro para fines determinados con el objeto que sus contrarios fueran condenados a restituir los fondos ingresados con causa en la frustrada adquisición de un vehículo por vía de un plan de ahorro, amén de ser resarcido del daño moral sufrido e impuesta a aquellos la multa prevista en el artículo 52

    bis de la ley 24.240, en atención a la conducta demostrada en la operación que,

    en atención al incumplimiento de su contraparte, debió resolver.

    En breve síntesis, ya que los pormenores de la causa fueron detallados en la sentencia en crisis, refiero que el actor dijo haber suscripto un plan de ahorro para adquirir un automóvil Fiat, luego de averiguar en la concesionaria A.Z.S. si era factible transferir a este nuevo contrato las cuotas Fecha de firma: 10/12/2020 ingresadas en otro anterior, a nombre de una conocida del señor M. Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.P., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA

    (Y.M.I., que se encontraba “renunciado”. Sólo ante la respuesta positiva de una asesora comercial de la referida codemandada, el aquí actor se avino a concretar el nuevo convenio y adquirir a la señorita I. el referido plan. A tal fin fueron convocados ambos (M. e I.) a la agencia codemandada por la mentada funcionaria para que la segunda suscribiera la documentación necesaria para concretar el traspaso de lo ingresado, y el señor M. el nuevo contrato al cual serían imputadas aquellas sumas.

    A pesar que se le fue confirmado, según su versión, que aquellos ingresos derivados del plan “renunciado” serían nominados en el nuevo como cuotas anticipadas y que su importe alcanzaría para saldar seis de sus mensualidades, el actor afirmó que tal promesa nunca se vio reflejada en la papelería emitida por la administradora. Ello motivó reiteradas quejas de su parte que nunca fueron atendidas.

    Refirió el actor haber recibido dos notas de “los demandados” (en rigor de A.Z.S.), donde señalan que le serían bonificadas seis cuotas en el tramo final del contrato, calificación que le impedía esgrimir aquellos ingresos a efectos de una eventual licitación. Sin embargo dice el actor que luego de este ofrecimiento, la concesionaria volvió sobre sus pasos y reducen la transferencia a tres cuotas y media.

    Ante ello el señor M. dijo haber “rescindido” el contrato comunicando ello mediante carta documento del 3 y 4 de agosto de 2016

    respectivamente a Auto Zero y a FCA S.A.; misiva que es contestada por la primera negando todo conocimiento y relación con el plan transferido de la señorita I., mientras que la segunda califica la ruptura de M. con una simple renuncia y le anuncia que lo pagado le será restituido luego de deducidas las sanciones y en la oportunidad contractualmente prevista.

    Imputó a A.Z.S. responsabilidad por la ruptura, al haber desconocido en los hechos la puntual promesa efectuada por su asesora comercial en punto a que sería transferido el equivalente a seis cuotas del plan “renunciado” al nuevo que el actor firmó solo una vez que se le aseguró aquel Fecha de firma: 10/12/2020

    Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.P., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA

    resultado. Entendió por ello haber sido engañado por la concesionaria, la cual además incumplió los términos de su compromiso.

    De su lado consideró responsable solidaria a FCA S.A. con sustento en lo establecido en el artículo 40 de la ley 24.240.

    Al establecer el contenido económico de su pretensión, requirió la restitución de lo abonado ($ 17.211,12); ser resarcido por el daño moral infligido ($ 80.000) y sancionadas ambas partes con la multa prevista por el artículo 52bis de la ley de defensa del consumidor que estimó en $ 350.000.

  3. Auto Z.S. contestó demanda en fs. 97/103, solicitando el total rechazo de la pretensión de su contrario.

    Luego de negar la veracidad de los hechos detallados en el escrito de inicio y desconocer buena parte de la documentación aportada, reconoció la solicitud de adhesión suscripta por el actor (N° 2399952), cierto recibo y la carta documento enviada por ella.

    Dijo que su actividad excluyente es la comercialización de planes de ahorro previo como agente autorizado Fiat, los cuales son administrados por FCA S.A. Negó, por tanto, ser concesionaria de la marca.

    En tal cometido, admitió que el señor M. suscribió un plan de ahorro el 17.5.2016. Empero negó haber participado ni tener noticia alguna del otro plan que menciona el actor en su demanda, del cual por ello es totalmente ajena. Si tal negociación existió, la calificó de privada.

    Dijo que su gestión se agotó con la firma del contrato de adhesión y el pago de la primera cuota por parte del actor, cuyas cláusulas son las únicas que son oponibles a las partes. A partir de allí el vínculo del señor M. se mantuvo sólo con la administradora del sistema.

    Refirió que, en ese marco, el actor abonó tres cuotas y luego renunció.

    Dijo no ser responsable de perjuicio alguno en tanto cumplió

    íntegramente sus obligaciones.

    Por último rechazó el pedido de resarcimiento por daño moral y guardó

    silencio respecto de los restantes ítems comprensivos de la pretensión.

    Y al entender al reclamo del contrario infundado y excesivo, solicitó sea sancionado con una multa por temeridad y malicia.

    Fecha de firma: 10/12/2020

    Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.P., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA

  4. FCA S.A. de Ahorro para Fines Determinados contestó demanda en fs. 111/120.

    Luego de negar puntualmente numerosos hechos referidos en la demanda y desconocer documentación acompañada por el actor, explicó el sistema de ahorro destinado a la adquisición de vehículos. Admitió que el actor se adhirió

    al sistema, lo cual le generó una serie de derechos y obligaciones que son los únicos que puede invocar respecto del negocio.

    Desconoció los eventuales acuerdos que el actor dijo haber concertado por personal de A.Z.S. y negó la transferencia del plan suscripto en su tiempo por la señorita I. pues sostuvo que a la fecha de la demanda se mantenía en titularidad de esta.

    También rechazó la existencia y viabilidad de las supuestas bonificaciones y/o traspaso de cuotas de un plan a otro conforme fuera invocado por su contrario, ya que los calificó ajenos al sistema de ahorro. Se apoyó en lo dispuesto en el artículo 3 de las condiciones generales que declara nula toda bonificación y/o compromiso que sean otorgadas por concesionarios o agentes.

    Explicó ser imposible en la mecánica del sistema el referido traspaso de aportes de un plan a otro pues ello importaría desfinanciar al primer grupo. Y

    en punto a la eventual cesión entre la señorita I. y el actor señaló que,

    de haber existido, sería un negocio particular inoponible a su parte.

    Por último negó la existencia de perjuicios resarcibles; como la procedencia en derecho de la restitución de los fondos en los términos reclamados.

  5. La sentencia de primera instancia (29.5.2020) admitió parcialmente la demanda pues condenó a ambas demandas a restituir al actor las sumas entregadas tanto con causa en el contrato suscripto por él, como por lo abonado a la cedente del restante (bien que en una suma inferior; $ 15.877,91);

    y a resarcirlo por el daño moral padecido, fijando la reparación en $ 50.000.

    Sin embargo rechazó el daño punitivo y también hizo lo propio respecto de la sanción reclamada por A.Z.S.

    Fecha de firma: 10/12/2020

    Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.P., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA

    Las costas las impuso íntegramente a las demandadas por ser vencidas en lo sustancial.

    Para así decidir la sentencia estimó probado que el actor fue inducido por la asesora comercial de A.Z.S. a adherirse al sistema al afirmar que era factible la transferencia de los fondos ingresados en un plan para derivarlos al que concertaría el señor M.. Tal conclusión la apoyó tanto en el peritaje informático como en el testimonio de la señorita I..

    Y descartó que el eventual impedimento convencional para que el agente o concesionaria otorgara beneficios tuviera trascendencia sustantiva en el punto, pues entendió que la codemandada había generado un estado de apariencia que hizo creer al actor que era factible y útil la cesión que luego concertó.

    En punto a la responsabilidad de la administradora, entendió aplicable al caso el artículo 40 de la ley 24.240 que dispone la solidaridad a toda la cadena de comercialización del producto en cuestión.

    En cuanto al daño moral, si bien destacó la excepcionalidad que tal rubro presenta en materia contractual, entendió que en el caso se reunían circunstancias que justificaban su admisión. Fijó entonces en resarcimiento en cincuenta mil pesos, más intereses.

    Rechazó el llamado “daño punitivo” al entender que se trataba de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR