Sueño de Martin Luther King. Vivo a 40 años de su muerte

Autor:Michael Friedman

Estadounidenses conmemoran los días de ira y esperanza

Publicado: 4 de abril de 2008 Nota relacionada: Los estadounidenses celebran los logros de Martin Luther King Jr.

Washington – El 4 de abril de 1968, en la ciudad de Memphis, Tennessee, la bala de un asesino terminó con la vida de Martin Luther King, el principal arquitecto y líder del movimiento pacífico de los derechos civiles en Estados Unidos. Tenía 39 años de edad. Los médicos forenses indicaron que King murió como si hubiese tenido el corazón de una persona de 60 años, dado que llevó consigo la carga de muchos durante mucho tiempo. Unos 100.000 estadounidenses estuvieron de pie afuera de la iglesia al momento de su funeral. Un día antes, como parte su “campaña por los pobres”, King se encontraba haciendo campaña a favor de los trabajadores sanitarios, que eran principalmente de la raza negra, se declararan en huelga. Su último discurso se basó mucho en sus estudios, de toda la vida, de la Biblia. Y probaría ser profético:

Bien, no se que sucederá ahora; hay días difíciles por venir. Pero no es importante para mí ahora, porque he subido a la cima. Y no me preocupo. Como cualquier otra persona, me gustaría tener una vida larga, en que la longevidad tenga su lugar. Pero eso no me preocupa ahora. Sólo quiero hacer la voluntad de Dios. Él me permitió subir a la cima de la montaña. Y desde ahí pude ver la Tierra Prometida. Puede que no llegue ahí con ustedes. Pero quiero que sepan esta noche que nosotros, como pueblo, llegaremos a la Tierra Prometida. Y estoy feliz esta noche; no estoy preocupado por nada; no tengo temor a ningún hombre. Mis ojos han visto la gloria del advenimiento del Señor.

El año de 1968 hubo conmoción política en todo el mundo. Sólo dos meses después en Estados Unidos, el 5 de junio, otro asesino acabó con la vida del senador Robert Kennedy, que como fiscal general proporcionó ayuda oportuna a activistas de los derechos civiles.

Días de ira

El asesinato de Martin Luther King provocó amotinamientos en Washington, al igual que en más de 100 ciudades de Estados Unidos, amenazando convertir la lucha pacífica de los afroestadounidenses en una violenta confrontación racial. Aún antes del trágico suceso el movimiento parecía experimentar una transformación, que muchas de las personas más allegadas a King observaban con ansiedad.

En mayo de 1966 Stokley Carmichael, veterano de muchas campañas de inscripción de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba