Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala 2, 10 de Octubre de 2013 (caso Gorroño Mariano Danielc/ Nextel Communications Argentina Sa S/ Mobbing)

Fecha de Resolución:10 de Octubre de 2013
Emisor:Sala 2
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA Nª: 102230 SALA II

EXPEDIENTE Nro.42711/2009 19/11/09 (Juzg. Nº 73 )

AUTOS: “G., M. D.C/ NEXTEL COMMUNICATIONS ARGENTINA SA S/

MOBBING”

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la Ciudad de Buenos Aires, el 27/9/13 reunidos los integrantes de la Sala II a los efectos de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación:

M.Á.P. dijo:

La sentencia de primera instancia rechazó las pretensiones salariales, indemnizatorias y sancionatorias deducidas en el escrito inicial. A fin de que sea revisada esa decisión por este Tribunal de Alzada, interpuso recurso de apelación la parte actora, en los términos y con los alcances que explicita en su expresión de agravios.

Se agravia la parte actora porque la Sra. Juez a quo rechazó el reclamo indemnizatorio por el daño que le habría producido el maltrato y hostigamiento psicológico que dijo haber sufrido en el ámbito laboral. Sostiene que la sentenciante de la instancia anterior efectúa una errónea valoración acerca de las pruebas aportadas a la causa,

que, a su entender, acreditaron la veracidad de los planteos efectuados en la demanda.

Previo a todo trámite, es menester señalar que, tal como lo puntualizó el Dr. M.A.M. in re “R.F. c/ Cablevisión S.A. s/ despido”

(sentencia 95.304 del 12/10/2007 del registro de esta Sala), -a cuyas consideraciones adherí en esa causa- “el acoso moral laboral es definido en la doctrina médica, sociológica y jurídica como una situación creada por una persona o grupo de personas, quienes ejercen una violencia psicológica extrema, de forma sistemática, durante un tiempo prolongado y sobre una persona en particular.”

Con la erudición que lo caracteriza, explicó el Dr. M. citando a M.C.G. (Mobbing y otras violencias en el ámbito laboral, El Derecho-Universitas SRL, Buenos Aires, 2006), “que el vocablo “mobbing” fue utilizado por el etólogo K.L. para describir los ataques de una coalición de animales débiles contra otro más fuerte de la misma o de otra especie y en la década de los 80 el psicólogo alemán H.L. –a quien la propia recurrente cita en su apelación- lo empleó en el análisis de las relaciones laborales para identificar las situaciones en que una persona o un grupo de personas ejercen una violencia psicológica extrema de forma sistemática, durante un tiempo prolongado sobre otro sujeto. F.J.A.O. (Mobbing. Acoso psicológico en el ámbito laboral, Lexis Nexis Depalma, Buenos Aires, 2004) remarca, en el mismo marco conceptual, la intencionalidad de esa violencia psicológica, consistente en lograr que la víctima quede aislada de su entorno y abandone el sector, el grupo o la empresa”.

En atención a lo expuesto, cabe analizar los hechos narrados en la demandada por el actor para poder distinguir esa peculiar situación de “mobbing” –que invocó en el escrito inicial-, terror psicológico, persecución psicológica, o acoso laboral, de la "la violencia psicológica general" de un ambiente de trabajo, ya que, como explica mi distinguido colega, “en las hipótesis de “mobbing”, la agresión psicológica tiene una dirección específica hacia la víctima con una intencionalidad subjetiva y perversa de generar daño o malestar psicológico; su destrucción psicológica y consecuente sometimiento; y/o su egreso de la organización empresarial o del grupo (confr. Marie-France I., El acoso moral. El maltrato psicológico en la vida cotidiana, Paidós, Barcelona, 1999. En similar sentido, A.O., Mobbing. Acoso psicológico en el ámbito laboral, ya citado:

G., Mobbing y otras violencias en el ámbito laboral, ya citado, entre otros).”

También destacó el Dr. Maza en el mencionado precedente que, “en cambio, en la segunda hipótesis se alude a un ambiente de trabajo agresivo, hostil y dañino, que puede ser consecuencia de inadecuados estilos de dirección basados en un liderazgo autocrático o climas organizacionales cargados hacia la competitividad y con fallas 1

E.. Nº 42711/2009

en aspectos de comunicación, sistemas de recompensas, u otros factores que afectan a todos o a una gran mayoría de los trabajadores de la empresa. La agresión en esta hipótesis tiene como base la supuesta superioridad personal de los directivos sobre los empleados y se hace con la declarada intención de asegurar el buen funcionamiento de la empresa y sus niveles de productividad (confr. M.P.M...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA