Marcos Delía: 'Ésta es una oportunidad que no puedo dejar pasar'

 
EXTRACTO GRATUITO

CARACAS, Venezuela.- "¡Bien, Marcos, bien!" Decenas de veces surgió del banco de suplentes el grito de aliento a Delía, el pivote titular de la Argentina, durante el 95-60 a Paraguay en la presentación en Caracas 2013. Y uno de los más repetitivos en el estímulo fue Juan Gutiérrez, supuestamente un "competidor" por el puesto con el joven Nº 12. Así es el espíritu de cuerpo de este plantel.Un plantel en el que Delía, uno de sus cinco Sub 24, es un caso especial. A los 21, y aún con pocos minutos en la Liga Nacional, quien es suplente en Boca Juniors empieza los partidos cuando tiene puesta la camiseta albiceleste. Y en un puesto sustancial, de columna vertebral del equipo. Allí, muy cerca del aro, debe fajarse con rivales que lo exceden en cuerpo y experiencia, pero el espigado muchacho de Saladillo (2,06 metros, 105 kilos) no se amedrenta. Y, como Matías Bortolin (20 años, 2,06 metros, 100 kilos), es una de las grandes esperanzas del básquetbol nacional en una posición siempre necesitada de talentos y nunca desempeñada por deseables monstruos de más de 210 centímetros.Por eso, quizá, tanta arenga a Marcos. "No sé por qué fue. No me di cuenta. En la cancha no presto atención. Pero es lindo que a uno lo alienten, sentirse querido", contó a LA NACION luego de ser, según la planilla oficial, el jugador más eficiente del encuentro con Paraguay. Le vino muy bien ese debut, por los 10 puntos, los 7 rebotes y las 3 asistencias, y particularmente por los 21 minutos de acción. En toda la preparación Delía fue titular, pero actuaba sólo durante el primer cuarto, es decir, 10 minutos. Julio Lamas disponía eso para no sobrecargar de presión en los momentos de mayor tensión de un partido a un chico que está tomando responsabilidades progresivamente.Pero que reúne condiciones como para trascender. Posee buenos movimientos en la zona pintada y es rápido en desplazamientos para alguien de su estatura; tiene un correcto tiro corto y es un aceptable ejecutor de libres; es generoso y trabaja para el conjunto; muestra ganas de crecer y no rehúye a poner el cuerpo a lo que venga. En contraste, le faltan más presencia, más convicción de que puede imponerse, y mejorar su defensa fuera de la llave. Para ser un recién convertido en mayor de edad, nada mal, por cierto.Tanto durante la preparación en Buenos Aires como ya en esta ciudad, Marcos habló con LA NACION.-¿Con qué sensación te vas tras este debut?-Estoy contento. El primer partido siempre es especial; hay mucha...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA