Marcha atrás en una bandera clave en política educativa

Argentina tiene un problema educativo y es su dificultad para instalar definitivamente una cultura de la evaluación de la calidad de los aprendizajes.El ministerio de Educación nacional dio marcha atrás con un objetivo clave de su política educativa: la de evaluar los aprendizajes todos los años de manera censal, es decir alumno por alumno, en sexto grado de primaria y también en quinto año de secundaria. Pero ayer, no se tomó la prueba de quinto año. Desde ahora, las pruebas censales se harán cada dos años, de forma alternada entre primaria y secundaria.Al estandarte de la inclusión educativa con la que insistió el kirchnerismo, que relegó y demonizó el concepto de calidad, el macrismo respondió con la noción de "calidad" y excelencia. En la guerra de relatos, ése fue su norte.CABA se convirtió en la única jurisdicción argentina en medir los aprendizajes con pruebas estandarizadas propias en primaria y secundaria y la única que participa de forma independiente en pruebas como las PISA de la OCDE.El kirchnerismo en cambio, había ido en sentido contrario. Terminó tomando las evaluaciones ONE, que habían sido anuales, cada 3 años. Dejó de divulgar los resultados por provincia. Descuidó las muestras de alumnos y los resultados se volvieron poco confiables.Con la llegada al gobierno nacional, Cambiemos hizo su primer gesto fundacional en el tema de la calidad educativa: terminó con las pruebas ONE, las refundó con las pruebas Aprender y prometió mayor transparencia, mayor visibilidad social y una frecuencia anual porque la importancia del dato educativo, insistió el gobierno, lo merecía. Se trataba de subrayar la bandera de la calidad y de instalar la cultura de la evaluación.Por eso la contramarcha desconcierta. Por un lado, algunas versiones lo atribuyeron a ajuste en el contexto de déficit fiscal, lo que fue negado desde el ministerio. Por otro lado, fuentes oficiales minimizaron el peso de la decisión dado que este año las pruebas PISA, que evalúa alumnos de 15 años, compensaría la falta de prueba censal de quinto año...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba