La marca de guitarras Gibson sigue en la cuerda floja

 
EXTRACTO GRATUITO

El presente de la guitarra eléctrica es más tanguero que rockero. Porque mientras que la canción de Pedro y Pablo era optimista (La guitarra en el ropero ya no está colgada, ya no está colgada / Y si te copás al vuelo no te digo nada, no te digo nada. / Va tu mano cacheteándole sonido / y tu zapatilla rota masticando ritmo. / Una guitarra encendida te pone piel de gallina), el tango cantaba las cuarenta (Vieja viola garufera y vibradora, /de mis años de parranda y copetín. (...) Cómo estás de abandonada y silenciosa, / después que fuiste mi sueño de cantor...).

Hace exactamente un mes se conoció la noticia de los serios problemas financieros que atraviesa Gibson, una de las dos más importantes empresas que fabrican guitarras eléctricas. Algunos creen que va directamente a la quiebra, otros dicen que la cosa no es tan grave. Pero los números asustan. Para no entrar en un default está obligada a refinanciar sus deudas. El 23 de julio próximo es el límite para canjear 375 millones de dólares en bonos. Y a esto habría que sumar otros 145 millones de deuda bancaria si los resultados no son los esperados.

Así como el problema no tiene una única solución, tampoco hay un solo causante. Se supone que los responsables de Gibson hicieron malos negocios en lo últimos años. Pero no es ese el único factor. El menor interés por las guitarras es algo que no solo afecta a la gran empresa de donde salen las clásicas Les Paul y la furiosa SG del rock mundial. Los cambios de hábito también influyen.

Diseccionemos el tema. Gibson está en manos del argentino de origen polaco Henry Juszkiewicz, que con apenas 5 años se instaló con su familia en Rochester, Nueva York. Junto a otros socios, en 1986 adquirió Gibson -la antigua casa de guitarras fundada por Orville Gibson en 1894-.

Como actual CEO, se dice que sus intentos por ampliar el negocio a través de la creación de Gibson Brands fueron los que lo llevaron a la situación actual. Además de ser la fábrica de la famosa ES-335 Lucille de B. B. King, la endemoniada SG del AC/DC Angus Young o la Les Paul de mágicas sutilezas en manos de Robert Fripp, Gibson se convirtió en una marca relacionada con la música de manera más amplia. Hace cuatro años adquirió una línea de productos de la empresa de audio Onkyo y también sumó productos de Royal Philips y WOOX Innovations. Pero, al parecer, las inversiones no dieron los mejores frutos.

Quizás en un plazo no demasiado largo la firma quede en manos de sus acreedores o...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA