Marc Puig. “No es fácil, pero logramos acuerdos para importar”

BARCELONA.– Se siente olor a nuevo. Marc Puig recibe a periodistas de América latina en una de las salas de la torre recién inaugurada que lleva su apellido, que es a su vez el nombre de la empresa que hace 100 años fundó su abuelo, Antonio Puig, y que bien supo fusionar sensaciones olfativas con negocios. La compañía, dedicada a la perfumería y la moda, no logró hacerse tan conocida por el apellido de la familia propietaria como por sus marcas: las propias, tal es el caso de Carolina Herrera, Nina Ricci, Paco Rabanne y Jean Paul Gaultier, y las que gestiona con licencias, como Prada, Valentino y Benetton. Además, es dueña de las marcas Shakira y Antonio Banderas.A uno de los actos de celebración del centenario y apertura de la sede corporativa –un edifico de 23 plantas ubicado en las afueras de la ciudad– asistió el príncipe Felipe, que elogió a la empresa por su importancia para la economía de Cataluña y de España. No fue un día cualquiera para decirlo. El evento, que reunió al presidente de la Generalitat, Artur Mas, y al ministro del Interior de España, Jorge Fernández Díaz, fue pocas horas antes de que fracasara en el Congreso español la posibilidad de un referéndum, con vistas a lograr la independencia de la región, impulsada por Mas contra la voluntad del gobierno de España.Puig, una de las multinacionales surgidas en estas tierras, cerró 2013 con una facturación global de 1499 millones de euros. El crecimiento respecto de 2012 fue de 1%, pero ese índice quedó muy recortado –explica Puig, CEO y chairman de la empresa–, dada la alta exposición a países emergentes que devaluaron sus monedas. Si el tipo de cambio se hubiera mantenido y si no se hubiera fortalecido el euro frente al dólar, la suba habría sido de 5%.Más allá del impacto de la devaluación, las restricciones a la importación en la Argentina hacen que la compañía se vea obligada a desarrollar otros negocios para poder vender los perfumes. Puig señala que la negociación constante con el Gobierno "no es fácil".Pablo Mortstedt, director general de la firma Puig en la Argentina, detalla: "Nos asociamos con otras empresas y les aportamos capital para que puedan llegar a más mercados externos". Como parte de los compromisos de compensación, en el país se fabrican productos como los de Heno de Pravia o desodorantes de otras marcas propias, que se venden junto a un perfume en cajas para regalos. "Nos sentamos con el Gobierno y encontramos la manera de seguir adelante"...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR