Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - SALA I, 15 de Septiembre de 2014, expediente CNT 054834/2011/CA001

Fecha de Resolución15 de Septiembre de 2014
EmisorSALA I

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA CAUSA N° 54.834/2011 SALA IV “MANZANELLI CONSTANTE HECTOR C/ PFIZER S.R.L S/

DESPIDO” JUZGADO N°11.

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 15 DE SEPTIEMBRE DE 2014, reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso interpuesto contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

El doctor H.C.G. dijo:

  1. Contra la sentencia de primera instancia (fs. 280/284) que admitió parcialmente la demanda, se alzan la parte actora y demandada a tenor de los memoriales obrantes a fs. 287/289 y 280/284 respectivamente, el primero de los cuales recibió réplica a fs.

    291. A su vez, el perito contador y la representación letrada de la demandada cuestionan los estipendios fijados a su favor por considerarlos exiguos, mientras que el actor apela dichos emolumentos por reputarlos elevados.

  2. Se agravia el actor porque el Sr. Juez de grado, en orden –a su entender- a una errónea valoración de la prueba producida en autos omitió merituar “la coacción denunciada, el engaño manifiesto, el abuso en la posición entre empleador y empleado” y en consecuencia, da “por cierto la voluntad de mi representado de romper el vínculo laboral y a partir de esa premisa, lesiona de muerte todo el reclamo”. Sostiene que era el empleador quien debía demostrar que no medió “violencia en la voluntad o vicio del consentimiento” en el acuerdo celebrado entre las partes. Cuestiona la valoración efectuada a la declaración testimonial de P.I.C..

    Adelanto que el agravio no debería tener favorable acogida.

    En primer lugar cabe poner de relieve que, más allá de las elucubraciones que expone el recurrente, lo cierto es que los términos tanto de la demanda como del memorial en estudio carecen de fundamentación respecto de cuáles serían los extremos –objetivos-

    sobre los que el actor persigue el reclamo de autos. Digo ello porque, Fecha de firma: 15/09/2014 Firmado por: G.E.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.E.P.V., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación si nos remitimos a la lectura del escrito inicial, M. luego de describir las circunstancias de hecho que rodearon veinte años de relación, y de reseñar el intercambio telegráfico mantenido entre las partes, intenta argumentar –en términos poco claros e incluso contradictorios- sobre la situación de despido indirecto en la que se colocó y a posteriori sobre un despido directo comunicado en forma verbal.

    Ahora bien, lo que soslaya el actor –tanto en el libelo inicial como en el memorial- es que la relación habida entre las partes se extinguió con fecha 10 de febrero de 2.011, de conformidad con el “convenio de rescisión de contrato laboral por mutuo acuerdo”

    obrante a fs. 34/36. De este modo, el recurrente omite cuestionar la validez de dicho instrumento extintivo, en sus aspectos formales, más allá de la –por demás exigua- crítica que vierte sobre los aspectos intrínsecos del acuerdo.

    Recordemos que en nuestro régimen legal se admite la extinción por mutuo acuerdo expreso, tal como resulta del art. 241 LCT aunque se prevén recaudos formales para su validez: que sea celebrado mediante escritura pública (art. 997 CC) o ante autoridad administrativa o judicial (art. 979 inc. 2 CC) y que se encuentre presente el trabajador, el cual obviamente debe acreditar su identidad y rubricar el instrumento. Estos requisitos formales son indispensables para que pueda encuadrarse en la figura de extinción por mutuo acuerdo expreso consagrado en la ley; tanto es así que la propia norma establece que resultará nulo y sin valor el acto que no cumpla con tales formalidades (v. en este sentido, esta S., S.D.

    97.585 del 27/13/13 “De Biase Eduardo Gustavo c/ Aerolíneas Argentina SA s/ Despido”).

    Sentado ello, y tal como señaló el Sr. Juez de grado, ningún cuestionamiento expuso el actor respecto a las formalidades del instrumento extintivo. Sin embargo, lo que cuestiona el demandante –

    repito, en términos por demás genéricos- es la –presunta- carencia de voluntad en la celebración de dicho acto. Repárese que la extinción por mutuo acuerdo en los términos del artículo 241 L.C.T, como todo acto voluntario que tiene por objeto adquirir, modificar, ejercer, Fecha de firma: 15/09/2014 Firmado por: G.E.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.E.P.V., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación transferir o extinguir derechos, requiere que ese acto de voluntad sea libre, en tanto no se encuentre viciado por error, dolo, violencia, intimidación o simulación (arts. 954, 1045 y concordantes del Código Civil).

    En esta inteligencia, los...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR