De mal en peor: el fútbol entró en una batalla de todos contra todos

El paro de los futbolistas encierra un reclamo económico. Y también una instancia política: ésa que dirimieron hasta últimas horas de ayer el secretario general del gremio, Sergio Marchi, y sus afiliados. La discusión se prolongó porque la medida de fuerza divide aguas. Ningún deportista cuestiona el trasfondo de la decisión: a muchos planteles les deben cuatro meses de sueldos. Otros abogan para que la pelota vuelva a rodar. La lucha se prolongó porque el propio Marchi expuso su postura: no jugar. Y ganó.

Eso mismo les dijo Marchi a Carlos Montaña (Independiente), Víctor Blanco (Racing), Claudio Tapia (Barracas Central) y Daniel Ferreiro (Nueva Chicago) en la reunión que mantuvieron por la mañana en la sede de Camioneros. Los directivos se comprometieron a zanjar la cuestión económica: los $ 350 millones que transfirió el Gobierno no alcanzan para poner al día a todos los jugadores. Por eso, Tapia y compañía le dijeron a Marchi que por la tarde habría una solución al problema.

Marchi salió de Camioneros e insistió en el paro. "No cambió nada", dijo el líder sindical, que además confirmó una reunión informativa en la sede del gremio para las 19. En paralelo, los dirigentes de Primera se autoconvocaban para las 16 en la sede de la AFA. Debían llegar con las cabezas abiertas para buscar "una reingeniería financiera" que permitiera la vuelta de la actividad. En el edificio de la calle Viamonte, los directivos se encontraron con abogados de Futbolistas Argentinos Agremiados. Eran las 15. Desde el ministerio de Trabajo llegaba la notificación oficial de la conciliación obligatoria al conflicto de los futbolistas. "Ya te adelanto que no la vamos a acatar", respondió un allegado a Marchi. El Gobierno había jugado su carta para que el fútbol volviera. A las 16, la pelota estaba de lado de los dirigentes. Debían encontrar un método para que los clubes de ascenso cobraran dos cuotas de la TV. El total: $113,2 millones. La mitad de esa cifra estaba garantizada por la rescisión. Había que juntar $56,6 millones. Después de casi tres horas de discusión, el acuerdo llegó en forma de acta. Primero, los seis clubes que más cobran de la TV (River, Boca, San Lorenzo, Independiente, Vélez y Racing) aceptaron bajar su ingreso a $7,4 millones. "River no tiene problemas. Siempre va a ser solidario con los que lo necesiten", dijo Rodolfo D'Onofrio (presidente de River) al retirarse de la reunión. Después, los 30 equipos accedieron a disminuir su dinero en $ 1...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR