Macri y Vidal apuntan al 'voto blando' en la recta final de las primarias

 
EXTRACTO GRATUITO

En los últimos 11 días de campaña, el presidente y la gobernadora bonaerense buscarán convencer a los indecisos en la provincia de Buenos Aires para que apoyen a los candidatos de Cambiemos y a los votantes apáticos para que vayan a sufragar en las PASO del 13 de agosto y no sólo en octubre.

Según los sondeos, del 40% que a Vidal en octubre de 2015, un 30% apoyará a Cambiemos y el 10% es un "voto blando" que espera un gesto para convencerse. "Tenemos que trabajar allí: uno de cada cuatro está desilusionado con la economía, pero no tiene alternativa", dijo a LA NACION un asesor de la campaña.

Hace un mes, el Gobierno instaló la idea de que las PASO no definen competencias internas, más allá de que en agosto habrá 45 partidos con disputas internas para cargos nacionales en todo el país.

Ahora, muchos votantes de Cambiemos son apáticos: creen que no tienen utilidad efectiva y no quieren ir a votar. Pero las encuestas marcan una paridad preocupante para Macri: sería una señal de debilidad que Cristina Kirchner obtenga más votos en las PASO de agosto. "La gente que no quiere ir a votar es un voto nuestro", se desesperó otro estratega de la Casa Rosada.

"No se sienten motivados. Los votantes de Cristina tienen la motivación de ganarnos. O los llevan a la fuerza los intendentes", agregó. Por otra parte, en Cambiemos seguirán relacionando a los candidatos, Esteban Bullrich, Gladys González (senadores) y Graciela Ocaña (diputados) con Vidal y con la "Marca Cambiemos". Vidal y Cambiemos tienen buena imagen en la tercera sección , donde está el "voto duro" de Cristina. No se los vincula tanto a Macri porque éste no tiene tan buena imagen en la tercera como en la primera sección. Macri y Vidal a veces opacan a sus propios candidatos: pronuncian los discursos más combativos; Bullrich y Ocaña se atienen al libreto de Jaime Duran Barba.

Para convencer al...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA