Macri rescindirá la concesión de una autopista a Cristóbal López

 
EXTRACTO GRATUITO

La batalla del gobierno de contra la herencia kirchnerista suma otro capítulo. El ministro de Transporte, , rescindirá esta semana la concesión de la autopista Ricchieri Ezeiza-Cañuelas a la empresa Aecsa, del empresario kirchnerista .

Los motivos de esa ruptura, que será notificada a Aecsa en estos días, son incumplimientos de obligaciones contractuales y desvío de fondos de obra pública, adelantaron a LA NACION altas fuentes de la Dirección de Vialidad Nacional, que dirige Javier Iguacel.

El Estado le reclama a la concesionaria de López una deuda total de $ 1124 millones. Pero podría aumentar si se aplican intereses. La rescisión del contrato que finaliza en 2021 se venía barajando desde que Dietrich asumió, a fines de 2015, y encontró irregularidades.

Por un lado, Vialidad le reclama a Cristobal López $ 385 millones por recursos de afectación específica (RAE), que salen del cobro del peaje: no se depositaron en el fideicomiso para obras públicas que administra el Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi).

El Gobierno le atribuye a Aecsa un desvío de $ 98 millones de los RAE para Esuvial, la principal accionista de Aecsa y controlada por Cristobal López.

Por otra parte, el Ministerio de Transporte acusa al concesionario de acumular una deuda impaga por multas de $ 739 millones por incumplimientos de contrato y por falta de obras. Es un 423% por encima de la garantía del contrato, cuando el máximo permitido para excederse es un 20 por ciento.

"La rescisión está decidida y la carta se enviará esta semana", dijo a LA NACION un alto funcionario de Transporte. Previo a ello, se darán pasos administrativos necesarios.

Aecsa administra la autopista Ricchieri, tanto el ramal que llega a Ezeiza como el desvío hacia Cañuelas. Cuando Dietrich llegó a Transporte, encontró un expediente que le extendía la concesión hasta 2031 y sólo faltaba la firma del director de Vialidad Nacional.

Según estimó, la extensión del plazo podía implicar ingresos adicionales por más de $ 5000 milllones. Pero Iguacel archivó el expediente y revisó todas las concesiones de peajes que operan desde 2001. La empresa de Cristobal López adquirió la concesión en 2013 y, según el Gobierno, desde entonces comenzó a acumular la deuda de los RAE, que con intereses podría trepar a $ 500 millones.

"Es una operatoria similar a la que hizo con la petrolera Oil. Del impuesto a la transferencia de combustibles, que debía pagar a la AFIP...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA