Macri también pone a prueba en las urnas su lugar en Cambiemos

 
EXTRACTO GRATUITO

Mauricio Macri no quiere saber nada con esa cuestión, de eso pueden dar fe algunos de sus amigos. En una comida íntima, hace unos 10 días, uno de ellos le preguntó qué pensaba hacer en caso de perder la elección y si contemplaba irse a vivir al exterior, al menos por un tiempo. El tono de la respuesta, casi a los gritos, fue suficientemente claro. Nadie se animó a repreguntar.¿Qué lugar ocupará en la oposición Macri ante un eventual gobierno de Alberto Fernández? ¿Hay espacio para el Presidente en la construcción en la que ya trabajan, aunque de forma subterránea, algunos de sus principales dirigentes? Las respuestas a estos dos interrogantes cambian sustancialmente de acuerdo con el interlocutor, lo que deja expuesta la tensión que empieza a crecer entre algunos de los principales protagonistas de Juntos por el Cambio.Ante las dificultades para ganar las elecciones en la Nación y la provincia de Buenos Aires, en el oficialismo comenzó el posmacrismo, proceso que dará a luz a una nueva etapa tras el 10 de diciembre. Ahí confluyen el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; los gobernadores María Eugenia Vidal (Buenos Aires) y Alfredo Cornejo (Mendoza) -ambos dejarán el poder a fin de año-; el candidato a senador Martín Lousteau, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, que mientras arma una consultora con Nicolás Massot les confió a algunos de sus allegados que aún no descartó la posibilidad de partir a una embajada europea, independientemente de quién ocupe la cúpula del Poder Ejecutivo.Dato: ni Macri ni su mano derecha, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, participaron hasta ahora en los reservados encuentros en los que se debate y discute el futuro. Toda una señal de cómo se mueve hasta ahora la organización.Es que la figura de Macri, respetada por todos, genera divisiones. Algunos creen que debería dar un paso al costado, al estilo de los expresidentes en Estados Unidos, para dejar que se afiancen los nuevos liderazgos. "Es uno de los dos principales exponentes de la grieta", explicó uno de los articuladores de este espacio. La otra es Cristina Kirchner. Distinta es la mirada sobre Peña, a quien varios dirigentes de peso del macrismo no le perdonan algunas actitudes y le cargan la mochila de los errores en la estrategia electoral que desembocó en la paliza de agosto.Cerca del Presidente se ríen de todo esto. "Está enfocado en la elección", descartan rápido cualquier consulta al respecto. Pero la certeza de que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA