Macri baja la tensión con los empresarios y pide competitividad

 
EXTRACTO GRATUITO

La consigna compartida es bajar la espuma de la confrontación. Pero ni el Gobierno ni los empresarios de la UIA esperan que mañana, cuando se reúnan, haya un cambio de posiciones. Es más: en la Casa Rosada tienen previsto pedirles a los industriales que se muestren más dinámicos y creativos para sortear los problemas de competitividad de varios sectores, pero no piensan cambiar su hoja de ruta.

"Deben ser más proactivos, tomar la iniciativa, no solamente plantear demandas de temas que ya estamos cumpliendo", sintetiza uno de los funcionarios que siguen el tema.

En el encuentro de mañana estarán el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Producción, Francisco Cabrera, por un lado, y el presidente y los vicepresidentes de la UIA, Miguel Acevedo, Daniel Funes de Rioja y Luis Betnaza, por el otro.

Cada parte llevará una lista de reclamos, pero matizados por la voluntad común de bajar el tono de los chispazos que se iniciaron con las filtraciones de las quejas industriales y escalaron con declaraciones de Cabrera y José Urtubey, pero también con referencias del presidente Mauricio Macri al acostumbramiento empresarial a las políticas de Guillermo Moreno.

"El llanto no es consistente con el diálogo que tienen con nosotros. No hay nada que no esté en la mesa de discusión. Lo que pasa es que algunos sectores siguen esperando al modo antiguo que el Estado les resuelva todos los problemas", se quejan en el Gobierno, en áreas en donde perdura el malestar por los planteos empresariales. Allí descartan que vaya a haber nuevas medidas para conformar a los industriales.

"Atendemos a todos los sectores, tocamos temas de competencia, retenciones, reintegros, medidas de desburocratización, bajas de impuestos y de ART, peleamos por mercados en el mundo. Les puede parecer muy gradual, pero ellos también se benefician de la gradualidad en otros aspectos", repiten en Producción para destacar que las demandas planteadas por los industriales han sido atendidas.

Ante la tensión, la Jefatura de Gabinete juega el rol componedor. Peña visitó a Paolo Rocca, de Techint, esta semana, en un encuentro que, según el propio funcionario, estaba programado hace un mes.

"El problema está sobredimensionado. Se trató de un chisporroteo declarativo. Hay una mirada convergente en las mesas de trabajo. No es una crisis", señalan en su entorno, con su clásico estilo desdramatizado.

Sin embargo, también destacan que para mañana "no hay que llevarles nada. Se hicieron miles de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA