Macri apuesta al apoyo de Trump para reforzar la negociación con el FMI

 
EXTRACTO GRATUITO

La llamada tan ansiada llegará a las 10. Hoy, a esa hora, el presidente norteamericano y su par argentino conversarán un largo rato con el trasfondo de la estampida del dólar y el acuerdo con el como motivos centrales de preocupación del Gobierno.

Dos altas fuentes de la Casa Rosada confirmaron a LA NACION que Trump y Macri acordaron el horario de la charla telefónica, aunque sería el norteamericano quien llame. El contacto fue anticipado por el empresario Cristiano Ratazzi el viernes luego de la reunión que sostuvieron varios de los principales hombres de negocios del país con el Presidente en la quinta de Olivos.

En aquella reunión, y mientras el dólar no detenía su marcha ascendente, Macri les anticipó a los empresarios que hablaría con Trump, en momentos en que el Gobierno negocia con el FMI los términos del préstamo stand-by que recibiría el país, y que le permitiría salir del "sofocón financiero" en el que se encuentra desde hace dos semanas. "El lunes a la mañana Macri va hablar con Trump, que está totalmente a favor", dijo el CEO de Fiat en declaraciones radiales luego de la cumbre en Olivos.

Según explicaron desde el Gobierno, las relaciones diplomáticas entre la Argentina y Estados Unidos son fluidas, al igual que el vínculo personal entre ambos presidentes, que se conocen desde los años ochenta, cuando ambos eran empresarios con poco contacto con la política.

De hecho, la Casa Blanca emitió el jueves un comunicado oficial con elogios al plan económico del gobierno de Cambiemos. "Estados Unidos apoya el programa de reformas económicas del presidente Mauricio Macri de la Argentina, que está orientado al mercado, enfocado en el crecimiento y que ha mejorado el futuro del país. El presidente Macri tiene la visión correcta para la economía argentina y ha hecho importantes avances hacia la modernización de la política económica del país", rezaba el texto.

De todos modos, subsisten algunos lunares en materia comercial. Hace menos de un mes, Washington eximió al país del impuesto a las exportaciones de acero y aluminio, pero estableció un cupo que impide a las empresas Aluar y Techint aumentar su producción destinada a la primera potencia mundial. También hubo serias complicaciones en las exportaciones...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA