Macri le alquila su departamento en Capital al jefe de los espías

 
EXTRACTO GRATUITO

El mundo del espionaje y de la seguridad está revolucionado en el barrio de Palermo. El presidente Mauricio Macri se mudó al chalet presidencial de la residencia de Olivos, pero en la máxima reserva dejó su departamento en buenas manos: se lo alquila a su íntimo amigo y jefe de la inteligencia nacional, Gustavo Héctor Arribas, que lo ocupa desde mediados de febrero último.

Es así como pese a la mudanza del Presidente siguió notándose en los últimos días, por el barrio, un enorme despliegue de custodia. Especialmente por las noches.

En rigor, la presencia del titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, no alteró el paisaje de la esquina de Avenida del Libertador y Cavia.

Los patrulleros se apuestan sobre la puerta de Avenida del Libertador 2732, que está junto a una sucursal del Citibank. Y también suele haber muchos sobre Cavia.

Desde que Macri fue elegido presidente, el 22 de noviembre del año último, esa zona del barrio porteño de Palermo fue fuertemente vigilada por las fuerzas de seguridad.

"El Presidente y Arribas son amigos desde su juventud, y Macri no le iba a alquilar el departamento a cualquiera. Sus dos esposas son muy amigas también entre sí, y aun antes de las elecciones Macri le dijo a Arribas: «Vos tenés que venir a vivir acá cuando yo esté en Olivos»", confió a LA NACION un allegado al jefe de la AFI.

Con el secreto propio de la Inteligencia, Arribas deja trascender ahora que creía que su amigo "estaba loco" o al menos demasiado confiado en sus posibilidades.

El titular de la ex SIDE, escribano y de 57 años, vivía hasta diciembre en San Pablo, Brasil, con amplias comodidades, y sólo venía a Buenos Aires por su actividad como representante de jugadores de fútbol, que ya delegó en un sobrino, y para ver a los familiares que viven en la Argentina. Por eso el departamento de más de 300 metros cuadrados de Macri le venía como anillo al dedo. Consultado ayer un vocero presidencial sobre la curiosa cesión temporal de la propiedad, señaló a LA NACION: "Es un acuerdo entre dos amigos".

El valor del alquiler del cuarto piso a la calle del edificio de Avenida del Libertador y Cavia es uno de los secretos mejor guardados de los espías macristas. No existe un contrato de alquiler pero a la oficina de Arribas llegan facturas con el importe de la locación: las cuentas claras conservan la amistad.

No está previsto, por ahora, que esas facturas se hagan públicas. Sin embargo, no se puede descartar que en algún...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA