Sentencia de Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca - Sala I, 8 de Marzo de 2012, expediente 66.192

Fecha de Resolución: 8 de Marzo de 2012
Emisor:Sala I
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación Expediente nro. 66.192 – S.I. –S.. 2

Bahía Blanca, 08 de marzo de 2012.

VISTO: El expediente nº 66.192 caratulado: “M.A.E. y otros c/E.N. y otros s/Acc. de Amparo” (nro. de origen 44.488),

originario del Juzgado Federal nº 2 de Bahía Blanca, vuelto al acuerdo en virtud del recurso extraordinario interpuesto a fs.

529/537 contra la sentencia de fs. 521/522vta.;

El Sr. juez de Cámara, D.A.E.F.,

dijo:

1ro.) Esta sala hizo lugar a los recursos de apelación interpuestos por la Municipalidad de Bahía Blanca y por el representante del Estado Nacional, por considerar que los actores no demostraron el perjuicio a la salud que las emisiones de radiaciones no ionizantes de baja intensidad causarían a los USO OFICIAL

amparistas y sus vecinos y que no existió ningún acto u omisión manifiestamente arbitrario o ilegal de las demandadas que habilite la vía del amparo, sino un peligro hipotético, y en consecuencia,

revocó la sentencia de grado, con costas a los actores (fs.

521/522vta.).

2do.) La parte actora interpuso el recurso extraordinario federal, alegando cuestión federal, gravedad institucional y arbitrariedad de la sentencia (fs. 529/537); el que se encuentra debidamente sustanciado (c. fr. f. 544).

3ro.) El recurso interpuesto debe ser rechazado por no revestir la resolución apelada el carácter de definitiva, no estando habilitada en consecuencia la procedencia de la vía del art. 14 de la ley 48, toda vez que es doctrina de la CSJN que si el rechazo de la acción de amparo deja subsistente el acceso a la revisión judicial a través de la instancia ordinaria, el recurso extraordinario resulta improcedente por no dirigirse contra una resolución definitiva.

Asimismo, el Máximo Tribunal sostuvo que la ausencia del requisito de sentencia definitiva, no es subsanable mediante la invocación de la arbitrariedad del pronunciamiento (Fallos, 304-I-

749; 330-4-4770, entre otros). Y puesto que la arbitrariedad invocada...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA