Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 12 de Febrero de 2021, expediente L. 122177

PresidenteTorres-Kogan-Genoud-de Lázzari-Pettigiani
Fecha de Resolución12 de Febrero de 2021
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

A C U E R D O

La Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, de conformidad con lo establecido en el art. 4 del Acuerdo n° 3971, procede al dictado de la sentencia definitiva en la causa L. 122.177, "M., G.M. contra C.M. & Cia. S.A.I.C.F.I. Despido", con arreglo al siguiente orden de votación (Ac. 2078): doctoresT., K., G., de L., P..

A N T E C E D E N T E S

El Tribunal de Trabajo del Departamento Judicial de Junín hizo lugar parcialmente a la demanda promovida, con costas a la accionada (v. fs. 305/320).

Se dedujo, por esta última, recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley (v. fs. 324/335 vta.), el que denegado por ela quo(v. fs. 338 vta.) fue concedido por esta Suprema Corte al hacer lugar a la queja articulada (v. fs. 400 y vta.).

Dictada la providencia de autos y encontrándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte resolvió plantear y votar la siguiente

C U E S T I Ó N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley?

V O T A C I Ó N

A la cuestión planteada, el señor J.d.T. dijo:

  1. En lo que resulta de interés, el tribunal de trabajo interviniente hizo lugar a la demanda promovida por G.M.M. contra C.M. & Cia. S.A.I.C.F.I., por la que pretendía el cobro de las indemnizaciones por antigüedad, sustitutiva del preaviso, integración mes de despido, vacaciones proporcionales, sanciones previstas en los arts. 1 y 2 de la ley 25.323, resarcimiento contemplado en el art. 80 de la Ley de Contrato de Trabajo e indemnización por clientela (art. 14, ley 14.546).

    Para así decidir, juzgó que entre las partes medió una relación laboral dependiente (v. vered., fs. 307 y sent., fs. 311 y vta.).

    Arribó a tal conclusión toda vez que, habiendo la demandada reconocido en su conteste la realización de tareas por parte del señor M. en su favor, pero aduciendo la existencia de un vínculo de naturaleza no laboral, le correspondía -según sostuvo ela quo- demostrar sus dichos, carga que -concluyó- no logró satisfacer (v. sent., fs. 311).

    Contrariamente a ello, juzgó que el actor pudo demostrar -principalmente a través de la prueba testimonial- la efectiva prestación de servicios subordinados para la accionada.

    En lo referente a la fecha de ingreso, categoría laboral y salario percibido, el juzgador declaró que no habiendo la empleadora puesto a disposición del perito contador el libro especial previsto en el art. 10 de la ley 14.546, ante la declaración jurada prestada por el actor en su libelo inaugural, debía estarse a las condiciones denunciadas en dicha pieza procesal (v. vered., fs. 307 y sent., fs. 312).

    Juzgó, finalmente, que el despido indirecto dispuesto por el señor M. obedeció a justa causa, por lo que declaró la procedencia de los rubros que son materia de agravio (v. sent., fs. 312 y vta.).

  2. Contra dicho pronunciamiento, la parte demandada interpone recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley, en el que denuncia violación de las normas y doctrina legal que cita (v. fs. 324/335 vta.).

    Sostiene que el tribunal de grado no valoró la prueba aportada por su parte e inobservó "la doctrina legal" que surge de la causa de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, CSJ 9/2014 (50-RI) /CS1 y otro recurso de hecho "Rica, C.M.e.H.A. y otros s/despido" (v. rec., fs. 326). Aduce que la aplicación por parte dela quode la presunción del art. 23 de la Ley de Contrato de Trabajo es -en el caso- meramente dogmática, desde que no reconoce basamento normativo alguno.

    Destaca que la relación habida entre las partes fue una locación de servicios (v. fs. 326).

    Como dato corroborante, puntualiza que del expediente surge que el señor M. se encontraba inscripto en la Administración Federal de Ingresos Públicos como responsable inscripto.

    Añade que conforme surge del informe remitido por la firma M.S., el reclamante tenía una empresa de transporte de cargas generales y que, mediante el testimonio del señor M., se acreditó que también poseía herramientas, maquinarias de trabajo y que administraba un campo en la provincia de San Luis (v. fs. 327 vta.).

    Con mención de la teoría de los actos propios, alega que el accionante jamás se consideró trabajador dependiente, prueba de ello es que nunca efectuó reclamo alguno a la demandada invocando tal condición, lo que hizo -recién- cuando entró en conflicto con la firma demandada (v. rec., fs. 328 vta.).

    Alega que ela quono tuvo en cuenta el orden cronológico de los acontecimientos. En este sentido, enfatiza que, tal como quedó demostrado, la relación habida entre las partes se encontraba extinta por las causales invocadas por la demandada desde el día 16 de mayo de 2012, y que, cuando el actor fue desvinculado de la empresa, pretendió mediante la remisión de carta documento que se aclarara una situación laboral inexistente (v. rec., fs. 334).

    Finalmente, para la hipótesis de convalidarse el fallo de mérito, cuestiona el acogimiento de las indemnizaciones contempladas en los arts. 1 y 2 de la ley 25.323. Ello, con fundamento en dos órdenes de razones: i) en primer lugar, alega que el demandado no fue intimado por el señor M. a registrar relación laboral alguna previo a la rescisión del vínculo; ii) por otro lado, refuta la conclusión dela quoen cuanto declaró que no había mérito...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR