Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala L, 29 de Abril de 2019, expediente CIV 081958/2013/CA001

Fecha de Resolución29 de Abril de 2019
EmisorCamara Civil - Sala L

Poder Judicial de la N.ión CAMARA CIVIL - SALA L

Expte. n° 81958/2013 -Juzg. 41- “M.D.M.L. c/

Provincia Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A. y otro s/ daños y perjuicios”

En Buenos Aires, a de abril de dos mil diecinueve, encontrándose reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la S. “L” de la C.ara N.ional de A.aciones en lo Civil a fin de pronunciarse en el expediente caratulado “M.D..

M.L c/ Provincia Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A. y otro s/ daños y perjuicios” de acuerdo al orden del sorteo la Dra. P.P. dijo:

  1. Contra la sentencia dictada a fs. 1069/1083, recurre la parte actora por los fundamentos obrantes a fs. 1103/1107; las codemandadas C.A. C y Programas Dentales S.R.L., en virtud de los agravios vertidos a fs. 1096/1101; Provincia Aseguradora de Riesgos del Trabajo por la expresión de agravios de fs. 1109/1114; y Sancor Cooperativa de Seguros L.T.D.A. cuyos fundamentos expresó a fs.

    1115/1122.

  2. En la instancia de grado se hizo lugar a la demanda entablada por M.L.M.D., con costas.

    La actora relató que el día 10 de abril de 2007, a las 7:50hs., en momentos en que se dirigía a su trabajo se cayó en la vereda, lo cual le produjo la rotura de su prótesis dentaria, tanto del maxilar superior como del inferior; así como la pérdida de piezas dentarias. Que a raíz de ese siniestro, la A.R.T. –Provincia ART- la derivó a Programas Dentales SRL, donde fue atendida por el Dr.

    C.C., quien le efectuó 3 implantes del lado del maxilar superior izquierdo y dos en el sector derecho y le suministró prótesis de osteointegración. En 2007 los implantes del lado derecho cayeron y fueron reimplantados. Luego le extrajo las piezas dentarias 16 y 17 y le colocó un implante a la altura de la n° 15, ubicándose hacia la posición de la n° 16.

    Fecha de firma: 29/04/2019

    Alta en sistema: 04/07/2019

    Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA

    Que luego, el mentado odontólogo –C.- la derivó a un neurólogo, ya que la Sra. M.D. padecía cefalalgias y neuralgias en la zona afectada del maxilar superior; dicho profesional le diagnosticó

    estrés post traumático y trauma facial y dental, por lo que tuvo licencia laboral desde abril de 2007 hasta comienzos del año 2009.

    Que a raíz de los padecimientos que le generó el deficiente estado de su boca dejó de trabajar en el año 2011. Asimismo, relató otras intervenciones del Dr. C. en el año 2008 y 2009, donde se le realizaron implantes, tratamiento de conducto y colocación de prótesis, destacando que todo ello fue realizado sin mediar tomografías axiales computadas.

  3. Al fundar la apelación, el Dr. C. cuestionó la responsabilidad que se le atribuyera, en base a la valoración que hizo el a quo respecto de la prueba; dijo que debió considerarse el supuesto de culpa que prevé el art. 512 del C.C. y la oponibilidad del límite de cobertura opuesto por la aseguradora.

    Por su parte, la actora se quejó por el rechazo de lo reclamado por “daño estético”, los montos determinados en la sentencia por la incapacidad sobreviniente, daño moral y la fijación de intereses en el fallo así como la suma a descontar por el pago realizado por la A.R.T.

    P.A.S. cuestionó la responsabilidad atribuida en el hecho, solicitando el rechazo de la demanda y los montos fijados por la incapacidad sobreviniente, daño moral,

    tratamiento futuro y la fijación de intereses.

    Y, por último, la citada en garantía “Sancor” cuestiona también la atribución de responsabilidad y los montos correspondientes a los ítems de incapacidad sobreviniente, daño moral, tratamientos médicos futuros y los intereses determinados por el a quo.

  4. Por una cuestión de orden metodológico, analizaré

    en primer término las quejas vinculadas a la responsabilidad Fecha de firma: 29/04/2019

    introducida por las accionadas.

    Alta en sistema: 04/07/2019

    Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la N.ión CAMARA CIVIL - SALA L

    Recuerdo que los jueces no están obligados a analizar todas y cada una de las argumentaciones de las partes, ni tampoco cada medida de prueba; sino solamente aquellas que sean conducentes y posean relevancia para decidir el caso, según la forma en que ha quedado trabada la relación procesal (CSJN, Fallos: 144:611;

    258:304, 262:222, 265:301, 272:225, 274:113, 276:132, 280:3201,

    303:2088, 304:819, 305:537, 307:1121, entre otros).

    También que tendré en cuenta la normativa vigente al momento en que sucedieron los hechos para analizar la responsabilidad y sus efectos, por cuanto el nuevo art. 7° refiere que los efectos de la relaciones jurídicas se rigen por la ley vigente al momento en que éstos se producen (conf. art. 7 CC y C; K. en “La aplicación del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes”, pág. 32 y sgtes., ed. Rubinzal –

    Culzoni).

    En el caso específico de la responsabilidad médica, se interpreta que media un “microsistema normativo”, mínimamente regulado por el Código Civil, resultando en cambio prioritarias el cumplimiento de las normas administrativas, las leyes que regulan la profesión, las normas del seguro de salud y también, la jurisprudencia y la doctrina. También es parte de la labor jurídica, atender el contexto en que se ejerce la profesión.

    Tratándose de responsabilidad médica, cada caso debe ser resuelto con un alto criterio de equidad, sin excesiva liberalidad para no consagrar prácticamente la impunidad con el consiguiente peligro para el enfermo, y sin excesiva severidad que lleve a tornar imposible el ejercicio de la medicina (conf. T.R.–.L.M. en “Tratado de Responsabilidad Civil Tº II, pág. 408, punto 3).

    Desde otro punto de vista, encontrándose comprometidos los derechos esenciales a la vida, a la integridad y a la dignidad de las personas, no cabe tolerar ni legitimar comportamientos indiferentes o superficiales,

    que resultan incompatibles con el recto ejercicio de la medicina (conf.

    Fecha de firma: 29/04/2019

    Alta en sistema: 04/07/2019 CSJN, 30/10/89 en JA 1990-II-126).

    Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA

    Ahora bien, es la parte actora quien, en principio, debe acreditar que el médico incurrió en imprudencia, impericia o grave negligencia, pues la obligación es de medios y no de resultados, y debe procurar – no está obligado – al restablecimiento de la salud,

    aplicando todos sus conocimientos y su diligencia. Cuando el paciente demuestra la existencia de su crédito a la atención médica y el daño verificado en su salud, incumbe al profesional demostrar que cumplió

    de acuerdo a los principios de la lex artis acreditando así el hecho extintivo o impeditivo que obste al progreso de la pretensión, o bien que se verificó una causa de justificación (conf. esta S., del 10/4/95,

    en JA 1998-III-sint.).

    Conforme lo decidido por esta S. en los autos “R., M.,

    A. c/ Consolidar Salud S.A. por Absorción de Sanatorio STA s/ Daños y Perjuicios –resp. prof. médicos y aux-” (publicado en Revista de Responsabilidad Civil y Seguros, año XVIII, número 4, Abril de 2016, pág. 143), la responsabilidad puede atribuirse a un sistema de atención médica o a personas físicas individualizadas o identificables.

    Esto lleva a analizar si “el sistema” ha prestado el servicio en forma acorde a los criterios exigibles en orden a las circunstancias de personas, tiempo y lugar.

    En autos, P.A.S., derivó a la actora para tratamiento odontológico en Programas Dentales S.R.L., donde fue atendida por el profesional odontológico Dr. C..

    En tal sentido, el criterio de apreciación del funcionamiento de un sistema de salud debe hacerse como un todo y no se agota en la simple conjunción de recursos humanos y materiales. Con respecto a este tema, cabe considerar que el adecuado funcionamiento de un sistema no se cumple tan sólo con la yuxtaposición de esos agentes y medios, o con su presencia pasiva o uso meramente potencial, sino que resulta imprescindible, además,

    que todos ellos se articulen activamente en cada momento y con relación a cada paciente (Conf. dictamen del Procurador General en Fecha de firma: 29/04/2019

    Alta en sistema: 04/07/2019

    Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la N.ión CAMARA CIVIL - SALA L

    autos “G.O. de L., de fecha 21/10/1983, Fallos:

    306:183; La Ley 1984-B, 394).

    Estas expresiones, resultan perfectamente aplicables al servicio médico prestado por cualquier institución, estatal o privada.

    Un acto fallido en cualquiera de las partes del sistema, en la medida que pudiera incidir en el restablecimiento del paciente, demorándolo,

    frustrándolo definitivamente o tornándolo más difícil, más riesgoso o más doloroso, necesariamente compromete la responsabilidad de quien tiene a su cargo la dirección del sistema y su contralor.

    En el caso, Provincia ART. S.A., debe así, responder por el hecho de los prestadores y/o intermediarios de un sistema de salud que organizó, contrató y que debe controlar, en función de una obligación legal de seguridad. La responsabilidad surge de su deber de brindar buena y oportuna asistencia a los beneficiarios del sistema. La responsabilidad se traslada como objetiva, por el hecho de otros. Pero quede claro que ello resulta, independientemente de las obligaciones que pudo tener por el accidente “in itínere” que sufrió la actora el 10/4/2007.

    Sentado ello, B., citado por K. de C. (“Daños causados por los dependientes”, ed. H., Buenos Aires, pág. 52), explica que, como en la órbita contractual, el deudor sólo se libera si prueba una causa extraña a su conducta; no puede excusarse si se incumplió o se cumplió defectuosamente mediante una persona que él incluyó en la cartilla, pues esa persona no es ajena o extraña a la institución.

    G.V. simplifica la enunciación, con un criterio más abarcativo, diciendo que si el deudor no fuera responsable de los hechos de los...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR