Máximo debutó en público y desafió a avalar la re-reelección

 
EXTRACTO GRATUITO

En su primera aparición en público como dirigente político y de cara a los miles de militantes de La Cámpora que colmaron el estadio de Argentinos Juniors, ayer a la oposición a que habilite a Cristina Kirchner a competir por un tercer mandato presidencial, posibilidad hoy vedada por la Constitución."Si Cristina es tan mala o no sirve, si están tan interesados en terminar con esta experiencia política, si quieren acabar con el kirchnerismo, ¿por qué no compiten con Cristina, le ganan a Cristina y sanseacabó?", planteó el hijo de la Presidenta, en un mensaje fuerte y sorpresivo, que provocó euforia y emoción entre los presentes, y agitó el clima político en general."¡No les tengan miedo a las urnas! ¡No le tengan miedo a la sociedad", levantó la voz Máximo Kirchner, parado detrás de un atril, ubicado en el centro de un escenario, en medio de la ovación de los militantes, de los integrantes de la mesa de conducción de La Cámpora y de un nutrido grupo de dirigentes kirchneristas. "[Si le ganan a Cristina], nosotros volveremos a las calles, a hacer lo que tenemos que hacer y a reconstruir la fuerza política para volver a gobernar la Argentina en los próximos años", agregó, levantando aún más la voz y a tono con "Irreversible", la consigna elegida por La Cámpora para afirmar que los cambios impulsados por el kirchnerismo no tienen marcha atrás.Antes de lanzar el desafío, que vuelve a poner en el centro de la escena política el debate sobre la "re-reelección", Máximo Kirchner aseguró que su madre no estaba al tanto y que tampoco estaba de acuerdo. "Por lo que voy a decir quizá voy a tener que pedir la casa de un compañero hoy para dormir, porque creo que Cristina se va a enojar", avisó, divertido, el hijo de la Presidenta, en un discurso en el que se lo notó desenvuelto, conmovido y con gestos e inflexiones de voz muy similares a los del ex presidente Néstor Kirchner.Mientras era tomado por drones que filmaban el escenario desde las alturas, el hijo de la Presidenta habló media hora sin leer, reivindicó a la militancia y las gestiones del Gobierno en el conflicto por la deuda externa, criticó a la prensa y a la oposición, y advirtió sobre los dirigentes sindicales que "apuestan a la violencia", en alusión a Hugo Moyano. Fueron 30 minutos que hicieron delirar a los militantes, 40.000, según los organizadores.El planteo reeleccionista, coincidieron los dirigentes consultados por LA NACION, no es un anuncio de que el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA