Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala A, 30 de Noviembre de 2016, expediente CIV 111940/2010/CA001

Fecha de Resolución30 de Noviembre de 2016
EmisorCamara Civil - Sala A

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA A 111940/2010 “M., J.L. c/D., S. s/ Cobro de sumas de Dinero”

LIBRE N° 111.940/10 En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los días del mes de noviembre del año dos mil dieciséis, reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Sala “A” de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: “M., J.L. c/D., S. s/ Cobro de sumas de Dinero”, respecto de la sentencia de fs. 287/290 vta., el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Es ajustada a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: Señores Jueces de Cámara Doctores HUGO MOLTENI - RICARDO LI ROSI –

SEBASTIÁN PICASSO.-

A la cuestión propuesta el Dr.

H.M. dijo:

  1. - La sentencia de fs. 287/290 vta. admitió

    parcialmente la demanda por cobro de sumas de dinero entablada por J.L.M. contra S.D., por el reintegro del 50% de las sumas abonadas por el actor en autos “M., E.y otros c /M., J.L. y otro s/ ejecución hipotecaria” (expte. n° 20.898/03, que tramitó ante el Juzgado del fuero n° 61). La demanda prosperó sólo por la suma de $ 58.988, a abonarse dentro del plazo de veinte días. Las costas fueron impuestas al demandado perdidoso.-

    Fecha de firma: 30/11/2016 Firmado por: JUECES DE CAMARA, #11924280#164401750#20161202122445504 Contra dicho pronunciamiento apelan tanto el actor como el demandado.-

    En primer lugar, se observan las críticas del emplazado que apuntan a revocar los importes por los cuales se tornó

    admisible la acción. También persiguen modificar el modo en que fueron impuestas las costas del proceso a su parte en su totalidad. Las quejas obran a fs. 340/343 y fueron replicadas por el actor a fs.

    350/353 vta.-

    A su turno, el demandante se agravia del rechazo de los cobros pretendidos por las sumas de $ 20.300 y $

    9.200, al igual que respecto de la fecha fijada por el Sr. Juez de grado para iniciar el cómputo de los intereses establecidos. Estas críticas lucen a fs. 345/348 vta. y obtuvieron respuesta del emplazado a fs.

    355/356.-

  2. - Por razones de orden metodológico, inicialmente abordaré las críticas que, en el presente caso, ha presentado el demandado.-

    El Sr. D. destaca que se hizo lugar parcialmente a la demanda sin que el actor probara los hechos alegados, pues si bien sostuvo en el escrito de inicio que abonó en su totalidad y con “dinero propio” la deuda reclamada en la causa “Malagnino c/ Militerno s/ ejecución hipotecaria”, lo cierto es que el demandado negó categóricamente cada uno de los hechos invocados.

    Por tal razón, considera que era carga del demandante probar sus afirmaciones, en virtud del “onus probandi incumbit actori” (art. 377 del Código Procesal). En resumidos términos, impugna la procedencia de las sumas por las que fue admitida la acción.-

    Seguidamente, pone de manifiesto que en la sentencia apelada no sólo se efectuó un análisis erróneo de los pagos realizados en el juicio hipotecario, sino que también se prescindió de otros elementos probatorios. Entre ellos, menciona que el reclamo se Fecha de firma: 30/11/2016 Firmado por: JUECES DE CAMARA, #11924280#164401750#20161202122445504 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA A efectuó cinco años después, como consecuencia de desavenencias personales suscitadas entre las partes, y con motivo de la intimación cursada por el emplazado para dividir la sociedad que hasta el momento integraban. Agrega que no hubo anteriormente reclamo alguno por reintegro, ni el actor se subrogó en los derechos del emplazado. Tampoco el Sr. M. hizo algún tipo de reserva en la ejecución, a fin de repetir estas sumas del quejoso. Asegura que se ha colocado en cabeza del demandado la obligación de probar la falsedad de los hechos invocados por el actor, cuando –en rigor- debió este último demostrar la veracidad de sus dichos. Afirma que no es posible concluir que quien efectuó los distintos depósitos bancarios en el juicio ejecutivo lo hizo con dinero propio. Tampoco lo avala el hecho de que fuera documentación glosada por el Dr. Galmarini (apoderado de la parte ejecutada en ese juicio). Considera que esa es una interpretación arbitraria y endeble, contraria a lo decidido en los apartados IV).b y IV.c. Establece que los pagos fueron efectuados por la parte ejecutada, una sociedad integrada por el aquí actor y el demandado, y que en dicho pleito no se efectuó reserva ni aclaración alguna sobre el origen de los fondos aplicados al pago. Repite que si el accionante canceló los importes con el producido de la venta de un inmueble propio, debió probar dicho extremo. Añade que de la ejecución hipotecaria surge que la boleta de depósito por $ 111.594,37 consigna el domicilio de la calle V.H. 378 que corresponde al domicilio particular del propio recurrente. Agrega que, en el escrito presentado en este proceso judicial, titulado “Se Notifica. Contesta Traslados. Deduce Oposición. Plantea Temeridad y Malicia” se reconoce expresamente que el demandado fue quien realizó el depósito, pues a éste le entregó el comprobante (en relación al pago individualizado en el apartado IV.a del pronunciamiento en crisis).

    Con respecto al restante importe por el cual se admitió la pretensión del actor ($ 3.822,47, cfr. apartado IV.d del pronunciamiento en Fecha de firma: 30/11/2016 Firmado por: JUECES DE CAMARA, #11924280#164401750#20161202122445504 crisis), aduce que cometió un error al desistir de la pericia caligráfica, la cual podía acreditar que tanto la firma como el llenado de la boleta de depósito le pertenecían a su puño y letra. Refiere que “Fondos SRL” era una sociedad familiar, compuesta sólo de dos personas y que ese era el único medio de vida de ambos socios, pues sus ganancias provenían de los fondos para afrontar todos los gastos, incluso los pagos de la hipoteca sacada en beneficio de la sociedad.

    Aclara que, pese a que el Sr. Juez de grado reconoce la identidad de firmas y escritura en todos los depósitos, adopta una decisión adversa para el emplazado. Asegura que todos los pagos se hicieron en la ejecución hipotecaria sin reserva alguna para los socios y en único beneficio de la sociedad. Similar postura recursiva adopta en punto a la suma de $ 2.500 consagrada en el considerando IV.e) de la sentencia apelada, sobre la cual pretende su revocación ante esta Alzada. En síntesis, pone de manifiesto -a lo largo de su expresión de agravios- la errada valoración e interpretación de la carga de producir los medios de prueba en la causa. Por tal motivo, persigue su revisión en esta instancia.-

  3. - Liminarmente resulta menester poner de resalto que, si bien a partir del 1° de agosto de 2015 ha entrado en vigor el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, los hechos ventilados en el sub lite (y por consiguiente, la constitución de la supuesta relación contractual invocada en la demanda, y de las obligaciones cuyo cumplimiento se persigue) han acaecido durante la vigencia del Código Civil derogado. Por consiguiente –en atención a que no estamos ante cuestiones regidas por normas imperativas-, el caso debe juzgarse a la luz de la legislación anterior, que mantiene...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR