Sentencia de Camara Contencioso Administrativo Federal- Sala IV, 6 de Octubre de 2020, expediente CAF 045360/2003/CA001

Fecha de Resolución 6 de Octubre de 2020
EmisorCamara Contencioso Administrativo Federal- Sala IV

Poder Judicial de la Nación CAMARA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO FEDERAL

- SALA IV -

Exp. 45.360/2003 “EN – M Economía y otro c/ EMEPA SA s/ Contrato Administrativo”

En Buenos Aires, a 6 de octubre de 2020, reunidos en acuerdo los señores jueces de la S.I.V de esta Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal, a efectos de conocer de los recursos interpuestos en los autos “EN – M Economía y otro c/ EMEPA SA s/ Contrato Administrativo” contra la sentencia de fs. 567/575vta., el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

El señor juez de Cámara M.D.D. dijo:

  1. ) Que, el Estado Nacional —Ministerio de Economía — promovió demanda contra EMEPA S.A., por el incumplimiento de las obligaciones que dicha empresa había asumido en el convenio suscripto con la ex-Ferrocarriles Argentinos (en adelante, F.A.) el 19/10/1993. Ello, en el entendimiento de que la demandada no había satisfecho el compromiso,

    previsto en la cláusula 1º del Acta Acuerdo respectiva, de “proporcionar la mano de obra y maquinaria necesarias para la preparación, movimientos internos y transporte” de 17 coches ferroviarios marca H. (de un total de 31, cfr. ampliación de demanda obrante a fs. 52/55) que se encontraban en un predio de su propiedad, hacia la estación Chascomús; tarea que debía realizarse en el plazo de dos meses y a cambio de $ 290.000, contra despacho.

    En ese marco, solicitó la restitución del material rodante (v. ampliación cit.), la reparación de los daños y perjuicios que alegó haber sufrido, y el pago de su valor residual, con más los intereses correspondientes.

  2. ) Que, la señora juez subrogante de primera instancia hizo lugar parcialmente a la demanda y, en consecuencia, ordenó la restitución pretendida, con el traslado de los coches a cargo de EMEPA

    S.A, y hacia el lugar que designara el Estado Nacional. No obstante,

    rechazó la indemnización reclamada por considerar que los daños invocados no se encontraban debidamente probados.

    Fecha de firma: 06/10/2020

    Firmado por: M.D.D., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.E.M., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: R.W.V., JUEZ DE CAMARA

    Asimismo, reguló los honorarios de la dirección letrada y representación de la parte actora en la suma de $ 90.000; los de la perito contadora M.V.I. en $ 10.000; y los del perito ingeniero R.C.O. en $ 20.000.

    Impuso las costas a cargo de la demandada.

    Tras efectuar una reseña de los antecedentes fácticos de la causa, hizo referencia al Exp. 23.781/2001, caratulado “EMEPA S.A. c/

    Ferrocarriles Argentinos y/o y otros s/ contrato administrativo”, mediante el que la empresa había reclamado al Estado Nacional (F.A.) el pago de los costos de ocupación de los coches en un predio de su propiedad. Precisó

    que en la sentencia de primera instancia, confirmada por la S.I. de esta Cámara, se estableció que EMEPA S.A. no había cumplido con lo estipulado en el Acta Acuerdo bajo examen. Asimismo, hizo hincapié en el informe del perito ingeniero (fs. 438/452), quien constató que las formaciones ferroviarias no habían sido trasladadas, y que actualmente se encontraban desarmadas y en mal estado en sede de la contratista.

    Sobre tales bases, remarcó que no resultaba un hecho controvertido la existencia de la referida Acta Acuerdo, como así tampoco que no había llegado a ejecutarse.

    Destacó las actuaciones administrativas relacionadas con el convenio, describiendo sus términos, y recordó lo dispuesto en la cláusula 2º de la primer Acta Acuerdo del 19/10/1993, en cuanto a que las tareas aludidas se realizarían en la forma más conveniente según lo que decidieran un representante designado por la contratista y la inspección de obra de F.A. Sentado ello, concluyó que del contexto de marras se colegía,

    con meridiana claridad, que la empresa no había cumplido la obligación a que se había comprometido, tal y como había sido indicado en la causa supra citada. Al respecto, recalcó que el traslado nunca se había concretado y que, sin embargo, “el E.N abonó el precio pactado por dicha tarea” (v.

    fs. 574).

    Por lo demás, explicó que la referida cláusula 2º, de “coordinación entre las partes”, no revestía la calidad de condición necesaria para llevar adelante las tareas asumidas y, por lo tanto, no podía ser invocada para fundar una eventual exceptio non adimpleti contractus.

    Máxime, teniendo en cuenta que F.A. sí ha-bía designado un inspector de Fecha de firma: 06/10/2020

    Firmado por: M.D.D., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.E.M., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: R.W.V., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO FEDERAL

    - SALA IV -

    Exp. 45.360/2003 “EN – M Economía y otro c/ EMEPA SA s/ Contrato Administrativo”

    obra, con quien el representante de la demandada debió coordinar el traslado antes de la finalización del plazo contractual.

    En definitiva, la juez estimó que EMEPA S.A. había incumplido el convenio celebrado, sin que se verificaran eximentes de responsabilidad a su respecto.

    En cuanto a los daños, rechazó los rubros solicitados por considerar que no se encontraban debidamente probados. A tales efectos,

    invocó nuevamente el informe del perito ingeniero del cual se desprendía la imposibilidad de calcular el deterioro sufrido por el material rodante producto del incumplimiento, por no existir constancias del costo de los coches ferroviarios al momento de su ingreso a la planta de EMEPA. Adujo que sólo era factible estimar el valor residual de cada coche ($ 112.000).

  3. ) Que, contra ese pronunciamiento, tanto el Estado Nacional como EMEPA S.A interpusieron sendos recursos de apelación a fs. 579 y 580, que fueron concedidos libremente a fs. 597.

    Asimismo, el perito ingeniero y la demandada dedujeron y fundaron recursos de apelación a fs. 578 y 581, respectivamente, contra las pertinentes regulaciones de honorarios, los cuales fueron concedidos en los términos del art. 244 CPCCN, a fs. 597 cit.

    Puestos los autos en la Oficina, la firma expresó sus agravios a fs. 601/612vta., que fueron contestados por el Estado Nacional a fs. 630/631vta.

    Por su parte, éste último presentó su memorial a fs.

    614/620, que fue replicado por su contraria a fs. 624/629.

  4. ) Que, EMEPA S.A. insiste en la procedencia de la “exceptio non adimpleti contractus”. Alega que no surge que el Estado Nacional haya cancelado el acuerdo sino que la pericia contable sólo hace referencia a un pago vinculado a otro convenio (v. fs. 320). En otros términos, niega la existencia del abono admitido por el a quo en la sentencia.

    A su vez, remarca que la cláusula 2º del Acta Acuerdo era condición necesaria para el traslado, ya que preveía una coordinación entre su representante y la Inspección de Obra de F.A, que debía Fecha de firma: 06/10/2020

    Firmado por: M.D.D., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.E.M., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: R.W.V., JUEZ DE CAMARA

    instrumentarse antes del 19/12/93. Indica que el inspector de obra de F.A

    recién fue designado el 7/12/93 y que, sin embargo, nunca se constituyó en la planta de la empresa, tampoco se reunió con sus representantes para cumplir con el procedimiento previsto, ni efectuó reclamo alguno para regularizar la situación, conforme quedó acreditado en el informe elaborado por el perito ingeniero. Agrega que la coordinación resultaba fundamental porque, además de ser el traslado una operación sumamente compleja, la estación ferroviaria de Chascomús —destino final de los coches de propiedad del Estado Nacional— no contaba con espacio suficiente para recibirlos en su totalidad.

    Señala que remitió en varias oportunidades —entre 1993

    y 1997— cartas-documento dirigidas a F.A. exigiéndole el retiro de los coches, demostrando que la principal perjudicada por el incumplimiento del Acta Acuerdo del 19/10/1993 fue la empresa.

    Respecto del Exp. 23.781/2001, “EMEPA S.A. c/

    Ferrocarriles Argentinos y/o y otros” invocado por el a quo para fundar su decisión, sostiene que si bien su pretensión fue rechazada en ambas instancias, el motivo encontró sustento en el encuadre jurídico empleado (cobro de sumas de dinero por el depósito y custodia de los coches), en el entendimiento de que se debió reclamar por los daños y perjuicios de la ocupación, al no existir un contrato de depósito. Agrega que de la causa sólo surge el incumplimiento del Estado Nacional y cita el fallo de la S.I.

    donde se invocó “la reticencia de la demandada en el retiro de los vagones”. También hace mención del informe pericial obrante en dichas actuaciones, donde se afirmó que “no se pudo constatar la existencia de mora incurrida por parte de EMEPA”.

    Agrega, como indicio contrario a la pretensión del actor,

    que el Estado Nacional intentó fallidamente vender las formaciones,

    primero enteras y luego por partes, e incluso otorgárselas en compensación por la guarda, custodia y estadía, teniendo en cuenta que los coches se habían vuelto obsoletos para circular y su traslado resultaba excesivamente oneroso.

    En síntesis, señala que la accionante no cumplió con las cláusulas 2º (coordinación), que condicionaba la 1º (transporte), y 3º

    (pago), por lo que debe proceder la excepción. En esa línea, concluye que la Fecha de firma: 06/10/2020

    Firmado por: M.D.D., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.E.M., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: R.W.V., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO FEDERAL

    - SALA IV -

    Exp. 45.360/2003 “EN – M Economía y otro c/ EMEPA SA s/ Contrato Administrativo”

    obligación de transporte no te-nía connotación de exclusiva y excluyente en cabeza de la empresa.

    Por otro lado y de manera subsidiaria, se agravia de la orden de restitución de los coches, su alistamiento y transporte al lugar designado por el Estado Nacional, dispuesto por la magistrada de grado.

    Califica a tal decisión como “extra petita” y violatoria del principio de congruencia, toda vez que...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba