Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala E, 21 de Junio de 2017, expediente CIV 049693/2003/CA003

Fecha de Resolución21 de Junio de 2017
EmisorCamara Civil - Sala E

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA E Expte. 49.693/03 (J. 48)

A., A.M.Y.O.C.R., S. Y OTROS S/SIMULACIÓN Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 21 días del mes de junio de dos mil diecisiete, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, S. “E”, para conocer en los recursos interpuestos en los autos caratulados “A., A.

M. Y OTROS C. R., S. Y OTROS S/SIMULACIÓN” respecto de la sentencia corriente a fs. 833/841 el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

La sentencia apelada ¿es arreglada a derecho?

Practicado el sorteo, resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: señores jueces de Cámara Dres. R., C. y D.:

A la cuestión planteada, el Dr. R. dijo:

  1. El juez de primera instancia hizo lugar en la sentencia de fs. 833/841 a la demanda promovida por A.M.A., A.B.T.A., C.F.T.A. y M.J.R.T. contra S.R. y H.T. de R. y los condenó a incluir dentro del acervo hereditario correspondiente a J.A.T. el 1,5 % del paquete accionario de los Hoteles “El Cantábrico” y “Venecia” y el 1 % del Hotel “El Chalet” debiéndose reintegrar a los actores como herederos de R.C.T.

    la parte proporcional (un sexto) por su condición de heredero de J.A.T.

    difiriéndose para la etapa de la ejecución del fallo el cálculo de la indemnización de los daños y perjuicios causados.

    Contra dicho pronunciamiento interpusieron los demandados S.R. y H.T. el recurso de apelación de fs. 847/848 que fundaron con la expresión de agravios de fs. 856/868 que fue respondida por los actores A.

    M. A., C.F.T.A., A.B.T.A. y M.J.R.T.A. a fs. 884/886 quienes, a su vez, recurrieron a fs. 869 presentando su memorial a fs. 880/881 que fue contestado por los mencionados demandados a fs. 887/889.

    Los actores promovieron demanda por simulación acompañando a tal efecto una escritura pública suscripta el 26 de noviembre de 1975 mediante la cual S.R. admitía que era propietario en Fecha de firma: 21/06/2017 Alta en sistema: 01/08/2017 Firmado por: MARIO PEDRO CALATAYUD, JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.C.G.D., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.M.R., JUEZ DE CAMARA #14527164#181831026#20170622081742137 condominio de esos hoteles con otras personas a la vez que reconocía que a J.A.T. le correspondía una proporción de los porcentajes que figuraban a su nombre por razones particulares. Se tuvo por acreditado en la sentencia que T. era el propietario real de esos porcentajes con lo cual debieron haber ingresado a su sucesión promovida con motivo de su fallecimiento y posteriormente a la de su hijo R.C.T. cuyos herederos son los aquí actores.

    Sostienen los apelantes S.R. y H. T. que debió haber sido admitida la defensa de prescripción que habían opuesto en tanto desde la fecha del instrumento hasta el 26 de noviembre de 1985 había transcurrido el plazo de diez años previsto al efecto cuando todavía se encontraba en vida J.A.T.. Aducen, en subsidio, que transcurrió un lapso de 17 años entre la emisión del documento y el fallecimiento de este último ocurrido el 12 de diciembre de 1992 y sostienen, como tercera defensa, que tampoco R. C.

    T. -cónyuge de la actora- planteó acción alguna desde el fallecimiento de su padre hasta su propio deceso ocurrido el 20 de octubre de 2000.

    Argumentan finalmente en lo que hace a esta materia que se ha tomado como cierto que M.C. puso en conocimiento a la actora de ese documento en el año 2002 cuando ello ha sido desmentido por aquella en su contestación a la demanda. Afirman también que no se trató de una simulación ilícita en cuanto no fue tendiente a perjudicar a terceros en tanto había existido un préstamo de dinero otorgado por J.A.T. y M.C. a S.R.

    que fue luego reintegrado por este último. Aclaran que T. no quería que figuraran esos hoteles a su nombre y que ello motivó que se redactara el mencionado instrumento pero señalando al mismo tiempo que en el año 1977 fue devuelta la totalidad de la suma a T. y C. al venderse el hotel El Chalet.

    El primer argumento de los apelantes relacionado con el lapso transcurrido entre la fecha de la escritura y la del fallecimiento de J. A. T.

    resulta claramente inadmisible. El objetivo inicial de la demanda consistía en que se incorporaran precisamente al acervo hereditario la proporción de los bienes que figuraban a nombre de R.. Enunciada la cuestión en estos términos se advierte que durante ese lapso jamás pudo haber transcurrido el Fecha de firma: 21/06/2017 Alta en sistema: 01/08/2017 Firmado por: MARIO PEDRO CALATAYUD, JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.C.G.D., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.M.R., JUEZ DE CAMARA #14527164#181831026#20170622081742137 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA E periodo legal toda vez que la acción para requerir la incorporación de esos bienes no había nacido y que todavía no había fallecido J.A.T..

    Contrariamente a lo argumentado por los demandados, es sabido que la prescripción comienza a correr desde el momento en que el acreedor tiene expedita su acción (conf. CN Civil, esta S., c. 284.135 del 27-10-82, c. 5735 del 27-7-84, c. 558.934 del 7-7-10, c. 560.616 del 31-8-10, c. 604.155 del 9-8-12, entre otras). Es que, si el derecho del titular está sometido a plazo u otra contingencia que traba el ejercicio actual de la acción, ésta no está en curso de prescripción, simplemente porque aún no ha nacido. Es el principio romanista “actio non nata non praescribitur”

    (C., P.N. y T.R., F., Derecho de las Obligaciones, 4ª ed., Buenos Aires, Ed. La Ley 2010, t° III, nº 1796, pág. 490 y las citas de nota 64).

    Y en el caso por más que R.C.T. hubiera conocido la existencia del acto simulado elaborado entre R. y su padre nada podía plantearse hasta el fallecimiento de este último ya que solo con este hecho nacía su derecho como hijo y heredero para la protección de su legítima en relación a su madre y a sus hermanos.

    En cuanto a R.C.T. no se acreditó que hubiera conocido el acto instrumentado a través de escritura pública por R. de modo que resulta improcedente inferir que al tratarse de un hijo del participante en la simulación tuvo que haber sabido acerca de ese hecho.

  2. en este sentido que ninguna de las manifestaciones efectuadas por los demandados en relación a un supuesto préstamo de R. a favor de T. que...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba