La lucha contra la corrupción y el papel de la prensa

No habrá un combate eficaz contra la corrupción pública mientras exista la sensación de impunidad. Y para que haya sanciones ejemplares contra los corruptos se requiere, ante todo, la existencia de una Justicia independiente. El periodismo jamás deberá reemplazar la tarea de jueces y fiscales; sin embargo, la existencia de periodistas dispuestos a investigar al poder y a poner a disposición de los magistrados importantes elementos que puedan dar lugar a indicios o pruebas concretas puede constituir muchas veces una vital ayuda para el esclarecimiento de esa clase de casos. El avance de la causa de los cuadernos de las coimas, originada en una profunda investigación periodística de LA NACION, es un ejemplo.Es indudable que así como la presencia de periodistas independientes, sensibles frente a los excesos o abusos del poder político, y metódicos y rigurosos a la hora de investigar para buscar la verdad es una garantía para combatir la impunidad, también las restricciones al trabajo de la prensa y a la libertad de expresión son el mejor aliado de los corruptos.Por eso hemos expresado oportunamente nuestra preocupación por el procesamiento del periodista de investigación y editor de temas judiciales de Clarín Daniel Santoro por el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla. Con argumentos más que endebles, este magistrado ha justificado su decisión al considerar a Santoro cómplice primario de brindar "una ayuda imprescindible" a Marcelo D'Alessio para que este pudiera extorsionar a un par de empresarios.Más aún, en un hecho insólito, el juez le pidió a la Comisión Provincial por la Memoria, presidida por Adolfo Pérez Esquivel, que auditara las notas periodísticas publicadas por Santoro con el fin de que sus miembros dilucidaran si detrás de ellas se escondía alguna "operación de acción psicológica" que pudiera actuar sobre los empresarios a quienes D'Alessio está acusado de extorsionar.Distintas entidades periodísticas han considerado que semejante decisión del juez Ramos Padilla representa una amenaza a la tarea informativa, al tiempo que imponer una suerte de auditoría sobre el trabajo de los periodistas vulnera la libertad de prensa consagrada por la propia Constitución nacional. La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) ha expresado, en tal sentido, que aquella medida "además de chocar contra la jurisprudencia que reserva solo al Poder Judicial el análisis de eventuales daños causados por la prensa, busca el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba