Lucas Llach, sobre Guzmán: 'En tierra de ciegos, el tuerto es rey'

Lucas Llach, hijo del también economista Juan José Llach -uno de los padres del régimen de convertibilidad-, tuvo a cargo las políticas de digitalización financiera cuando ocupó la vicepresidencia del Banco Central, entre 2016 y 2018. Actualmente es profesor en el Departamento de Estudios Históricos y Sociales de la Universidad Di Tella. Su principal área de investigación es la historia económica argentina, tema sobre el que escribió su tesis doctoral y diversos libros y artículos.-La Argentina tuvo muchas crisis, pero de distinta naturaleza. Esta es una crisis mundial y es muy rara, porque la gente no puede producir porque está en cuarentena. Es más comparable en un sentido a los períodos de guerra. La Argentina tuvo crisis muy fuertes, en la Primera Guerra Mundial, en la Gran Depresión y en 2001. Serían los momentos muy duros comparables a este, en términos de cuánto cayó la producción.-De 1991 a 2006 veo más continuidad de lo que a veces se ve. Solo que en el medio hubo una crisis que corrigió el tema cambiario. En el fondo, la Argentina todavía vivió un poco de las reformas de los 90 al principio del kirchnerismo. Todo eso comenzó a cambiar a partir de 2007, cuando empezó la inflación, la manipulación del Indec y mucho más gasto público. Ahora estamos hace 14 años en una economía totalmente empantanada en el corto plazo, donde un año hay atraso cambiario, otro devaluación, y no estamos pudiendo salir de ese pantano.-Los 15 años entre 1975 y 1990 fueron peores, porque también incluyeron la hiperinflación. Tampoco sabemos ahora el final de esta historia, pero llevamos acumulados casi 15 años, con dos años buenos, 2010 y 2011, de una economía con mucho problema de la macro de corto plazo, que nubla todo. Además, tenemos las reacciones de política, las trabas para importar, los cepos, todas cuestiones totalmente anómalas en el mundo de hoy. Mi impresión es que la Argentina necesita un cambio muy radical para volver a crecer.-En algún sentido, sí. Una lección de los 90 está, más allá de lo que a uno le gusten o no, en las reformas que se hicieron. La estabilización también te permite reformar. No somos conscientes de lo popular y expansivo que es una estabilización. Cuando veo que dicen que el gobierno de Cambiemos intentó ir muy rápido con la política monetaria, yo más bien tengo la auto lección contraria; me parece que se necesita estabilizar rápido la inflación usando lo que sea, para poder hacer reformas que sean populares. Porque esas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR