López tenía vínculos con el convento desde hacía 10 años

 
EXTRACTO GRATUITO

El juez federal encabezó ayer una inspección en el convento de General Rodríguez y secuestró una agenda y comprobantes de obras que confirman que , diez años antes de ser detenido entrando bolsos al monasterio, tenía ya una relación con los religiosos del lugar.

"Se secuestraron documentos que muestran relación previa", anunció Rafecas ayer al mediodía, después de varias horas de revisar el lugar. Los documentos incluyen pruebas de refacciones, ampliaciones y otros gastos pagados por la Secretaría de Obras Públicas, que dependía de López, tanto en la Basílica de Luján como en el monasterio de General Rodríguez. Ratifican que la relación original era con Rubén Di Monte, el obispo fallecido este año, que se retiró en el convento después de haber tenido la basílica a su cargo.

Entre los papeles secuestrados hay constancias de subsidios y pedidos de ayudas que llevan adjuntos presupuestos, todos dirigidos a López; los más antiguos, de 2005, 2006 y 2007, según informaron fuentes judiciales.

La semana pasada, LA NACION había dado cuenta ya de un documento de 2007 que probaba que el kirchnerismo había gestionado recursos para financiar la vivienda en la que Di Monte se refugió hasta su muerte, en abril pasado, dentro del monasterio de General Rodríguez.

Ayer, Rafecas visitó el convento acompañado por tres agentes de la Policía Federal, los dos abogados defensores de López y tres investigadores de la Oficina Anticorrupción, el organismo del gobierno nacional que es querellante en esta causa y que había pedido la inspección.

El material que secuestraron incluyó una computadora que estaba en la oficina que usaba Di Monte y también una agenda de 2006 donde aparecía López con sus teléfonos de la oficina y un número celular. Según informaron a LA NACION fuentes judiciales, en lo revisado hasta ahora no apareció ninguna referencia a otros ex funcionarios kirchneristas que también tenían relación con Di Monte, como el ex ministro Julio De Vido.

La inspección duró más de tres horas. Los funcionarios judiciales entraron en todas las habitaciones y revisaron fotos y cuadernos. El juez relató que se habían chequeado "todas las dependencias privadas, de forma exhaustiva y completa".

Entre ellas, la habitación de Celia Inés Aparicio (la hermana Inés), que es la más comprometida en la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA