Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo , 24 de Agosto de 2011, expediente 5.749/2008

Fecha de Resolución:24 de Agosto de 2011
 
EXTRACTO GRATUITO

SENTENCIA Nro. 92693 CAUSA Nro. 5.749/2008 AUTOS “LOPEZ

ALEJANDRA CLARISA c/OSMEDICA OBRA SOCIAL DE LOS MEDICOS DE LA

CIUDAD DE BUENOS AIRES s/DESPIDO” – JUZGADO Nro. 8 –

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina,

a 24 de agosto de 2011, reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar los recursos deducidos contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación.

La D.D.C. dijo:

  1. El Sr. Juez de grado, en el pronunciamiento de la instancia anterior, concluyó que entre la actora y la Obra Social de los Médicos de la Ciudad de Buenos Aries, no existió un contrato de trabajo y en consecuencia,

    rechazó la demanda.

    Contra tal pronunciamiento, se alza la parte actora a tenor del memorial obrante a fs. 372/376 vta., con réplica de la contraria a fs. 384/389 vta. Por su parte, la Sra.

    P.C., apela los honorarios regulados en su favor, por considerarlos elevados (fs. 378).

    Llega firme a esta instancia, la falta de responsabilidad en el presente litigio de la citada como tercero Consulting Medic SA.

  2. La accionante apela el rechazo de la demanda, y cuestiona la valoración de la prueba testimonial rendida por los testigos B., C. y L., y la falta de consideración respecto del acta acuerdo, celebrado ante el SECLO,

    cuyo documento corrobora que S.C. resultó ser la supervisora de la reclamante.

    Teniendo en cuenta el marco en que se ciñó la controversia, y toda vez que la actora insiste en la existencia de relación laboral, corresponde esclarecer si medió o no tal vínculo entre las partes.

    En mi criterio, asiste razón a la apelante.

    La actora en el inicio, señaló que ingresó el 1.03.07 a “(…)prestar labores en relación de dependencia a favor de la empresa OSMEDICA (OBRA SOCIAL DE LOS MEDICOS DE LA CIUDAD DE

    BUENOS AIRES), en el horario de 9:00 a 18:00hs, percibiendo una remuneración compuesta por un salario básico de pesos un mil ciento cincuenta ($1.150), conforme su categoría de vendedora y una suma de pesos setenta y cinco ($75) en concepto de comisión por afiliación concretada. Sin embargo el pago del haber básico mensual fue omitido durante la totalidad de la relación laboral,

    siendo las comisiones la única remuneración efectivamente percibida (...)”.

    La accionante manifestó que “Dicha relación se desarrolló –desde el inicio hasta su intempestiva ruptura-

    totalmente en negro, o sea, carente de registración alguna. El giro comercial de la empleadora estaba conformado por la explotación de la medicina en la totalidad de sus ramas, la oferta 1

    y comercialización de servicios orientada a la prevención,

    diagnóstico y tratamiento de enfermedades, y la implementación de sistemas prepagos de salud. Las tareas principales llevadas delante por la Sra. L. eran las de conseguir potenciales clientes para afiliar a los servicios de medicina prepaga ofrecidos por OSMEDICA (…)”.

    Con referencia al vínculo, adujo que “(…)

    laboraba en cumplimiento de directivas impartidas por la accionada respecto a las estrategias para realizar las ventas, valiéndose de las herramientas necesarias como folletería, cartillas y planillas de afiliación distintivas con el logo de la obra social demandada y que fueron provistos pro esta en el marco de una organización empresaria, todo ello bajo la esfera de la dependencia técnica,

    jurídica y económica que caracteriza y define a la relación de dependencia (…)” (fs. 9/10).

    La demandada en el responde, manifestó que es una Obra social inscripta en el Registro Nacional de Obras Sociales de la Superintendencia de Servicios de Salud, de conformidad con las leyes Nros. 23660 y 23661. Asimismo señaló que “(…) la actora jamás realizó ninguna actividad para OSMEDICA (…)”,

    y argumentó que contrató a la firma Consulting Medic SA con el fin de que realizara la actividad de promoción de la obra social tendiente a incorporar nuevos afiliados a la misma (fs. 39/40).

    Luego, con el fin de resolver la controversia, comenzaré a observar los dichos de los testigos propuestos por la parte actora, siendo que a su vez es objeto de queja, la valoración probatoria que efectuó el Sr. Juez al rechazar la demanda.

    En efecto, los testigos B., C. y L., dan cuenta que la actora se ocupaba básicamente de la promoción y venta de afiliaciones de la obra social demandada.

    B., testigo propuesto por la actora,

    señaló que prestó tareas para la demandada desde el 1 de junio de 2007, que conoció a la actora porque ambos prestaron tareas como vendedores para OSMEDICA desde el 01.03.07, ambos tenían como supervisora a S.C.. El testigo refirió respecto de la jornada que “ (…) la actora trabajaba todos los días igual que el dicente, que todos los días quiere decir de lunes a viernes, o de lunes a sábados o de lunes a domingos que esto dependía de las empresas, que el testigo era vendedor full time, que en caso de la actora atendía empresas, visitaba empresas, que a veces salían a trabajar juntos, (…) en algunas ocasiones fueron a la empresa Líderes Seguridad y a otras empresas sueltas que en el camino encontraban, que cuando hicieron el curso de capacitación les dijeron a la actora y al dicente que iban a trabajar de lunes a viernes de 9 a 18 horas (…)”. Asimismo el testigo indicó que recibían órdenes de la supervisora, S.C. y, que si bien no pudo precisar si ésta trabajaba para la obra social, lo cierto es que tanto el dicente, como la accionante debían reportarse a esa persona. En ocasiones C. los enviaba al domicilio de OSMEDICA, en H.Y. al 1200, tanto a retirar folletería, planillas para trabajar, cartillas y credenciales de afiliados. En cuanto al salario manifestó que “(…) les pagaban 75

    pesos por cada afiliación que presentaban (…), que cuando 2

    entregaban la producción a la S.C., ella les entrega un sobre con el dinero adentro (…)” (fs. 296/298).

    En el mismo sentido, declaró el testigo C., que prestaba tareas como vendedor para la demandada, con la misma modalidad que la reclamante. Al respecto, el testigo dijo que (…)comenzó a trabajar en agosto de 2006 hasta junio del año 2007, (…) que la actora trabajaba de lunes a viernes, que el horario era de 9 a 18 horas aproximadamente, que el dicente se cruzaba con la accionante porque tenían el mismo horario, que se cruzaba con la actora por ejemplo en un bar, en una oportunidad en OSMEDICA, que OSMEDICA queda en C.P. 1270 y pico, en esa oportunidad tanto el dicente como la actora fueron a buscar folletería, que esa folletería era de OSMEDICA, que esa folletería se las dio C., que no sabe el dicente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA