Sentencia Interlocutoria de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 8 de Octubre de 2014, expediente Rp 119626

PresidenteGenoud-Hitters-Kogan-Negri
Fecha de Resolución 8 de Octubre de 2014
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

Secretaría Suprema Corte Registrado bajo el N°1729

P. 119.626 - “L., F.L. s/ Recurso extraordinario de nulidad e inaplicabilidad de ley en causa N° 10.408 de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Trenque Lauquen”.

///PLATA, 8 de junio de 2014.-

AUTOS Y VISTOS :

La presente causa P. 119.626, caratulada: “L., F.L. s/ Recurso extraordinario de nulidad e inaplicabilidad de ley en causa N° 10.408 de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Trenque Lauquen”,

Y CONSIDERANDO:
  1. La Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Trenque Lauquen, mediante el pronunciamiento dictado el 15 de agosto de 2012, no hizo lugar a la petición de nulidad y declaró inadmisible -por falta de auténtica y genuina fundamentación-, el recurso de apelación interpuesto por la defensa particular de F.L.L., confirmando la sentencia del Juzgado en lo Correccional N° 2 de esa ciudad que lo condenó a la pena de dos años y seis meses de prisión -en suspenso-, e inhabilitación especial para conducir vehículos automotores por el plazo de nueve años, con costas, por resultar autor penalmente responsable de los delitos de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente de automotor y lesiones leves culposas en concurso ideal (fs. 192/206 vta.).

  2. Frente a lo así resuelto, el defensor particular -Dr. V.H.R.C.-, dedujo en un mismo escrito lo que denominó recursos extraordinarios de nulidad y de inaplicabilidad de ley (fs. 221/227 vta.).

    En cuanto a la admisibilidad de los recursos interpuestos, sostuvo que lo fueron en término, contra una sentencia definitiva, y en la cual se vulneraron las garantías constitucionales de la defensa en juicio y debido proceso legal (fs. 222 vta./223).

    En relación a la procedencia, formuló de manera indiscriminada los siguientes agravios.

    Denunció que la sentencia recurrida fundó su decisión de manera arbitraria y absurda, incurriendo en la inobservancia y errónea aplicación de preceptos constitucionales, legales y de la doctrina jurisprudencial, ello por rechazar la nulidad impetrada por esa defensa, y descartar los planteos vinculados a las cuestiones de hecho y de derecho, en franca violación a la doctrina del fallo “C.” de la C.S.J.N., generando un supuesto de gravedad institucional (fs. 223/223 vta.).

    Sentado ello, cuestionó el modo en que la Cámara contestó la queja de indefensión en la que se habría hallado su pupilo. Al respecto, señaló que “…los planteos formulados por [esa] parte en la etapa recursiva no [estuvieron] dirigidos […] a cuestionar la estrategia defensista anterior sino a demostrar que su actuación fue ineficaz colocando a L. en estado de indefensión” (fs. 224).

    Indicó que comparte y hace propio como fundamento de los presentes recursos, el criterio expuesto por la C.S.J.N. en el fallo “Cajal” (causa C.514; L.XLIV, 21/10/2010) (fs. 224 vta./226).

    Destacó que si bien el criterio allí expuesto -en minoría- por los Dres. M. y Z. “no constituye doctrina legal aplicable […], la claridad de sus fundamentos de dos de los Sres. Miembros del Máximo Tribunal […], habilita a [esa] [d]efensa a interponer estos recursos por entender […] que [este] caso reúne las mismas características en relación al estado de indefensión en que se colocó a [su asistido]…” (fs. 226 vta./227).

    Alegó que lo decidido por la alzada resultó absurdo y arbitrario, como así violatorio de las garantías de defensa en juicio, debido proceso y principio de inocencia (fs. 227).

    Finalmente, solicitó que se declare la nulidad del juicio y se revoque la resolución recurrida, dictándose una nueva en la cual se absuelva libremente a su pupilo, o, subsidiariamente se lleva adelante un nuevo juicio con juez hábil (fs. 227 vta.).

    P. 119.626
  3. El recurso de nulidad es inadmisible.

    El medio revisor articulado sólo puede sustentarse en la omisión de tratamiento de alguna cuestión esencial, en la falta de fundamentación legal, en el incumplimiento de la formalidad del acuerdo y voto individual de los jueces o en la no concurrencia de la mayoría de opiniones, lo que no se da en el caso de autos (arts. 168 y 171 de la Constitución provincial; conf. doct. Ac. 94.522, res. del 12/VII/2006; Ac. 97.232, res. del 13/XII/2006; Ac. 97.324, res. del 18/IV/2007; Ac. 100.082, res. del 18/VII/2007; Ac. 100.806, res. del 16/IV/2008; Ac. 104.341, res. del 25/II/2009; Ac. 103.584, res. del 9/IX/2009; entre otras).

    De la reseña efectuada, se advierte que ninguno de los planteos traídos por la parte encuadra en los supuestos antes mencionados.

  4. En lo que hace al carril impugnativo previsto por el art. 494 del C.P.P. -texto ley 13.812-, cabe señalar que procede contra las sentencias definitivas que por inobservancia o errónea aplicación de la ley sustantiva o doctrina legal, revoquen una absolutoria o impongan una pena de reclusión o prisión superior a diez años. Supuesto que no se da en el caso de autos, en tanto que L. fue condenado a una pena que no supera dicho monto -dos años y seis meses de prisión-.

    Más allá de lo consignado en el párrafo anterior, es criterio de esta Corte que aún cuando no estén satisfechos los requisitos de admisibilidad propios del remedio procesal intentado (art. 494, C.P.P.) el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley constituye -habitualmente- el carril idóneo para el tratamiento de las cuestiones federales que pudieran estar involucradas, a fin de permitirle al impugnante transitar por el Superior Tribunal de la causa, como recaudo de admisibilidad del potencial remedio federal (art. 14, ley 48), conforme lo ha establecido la Corte Suprema de Justicia de la Nación a partir de los precedentes "Strada" (Fallos: 308:490), "Di Mascio" (Fallos: 311:2478) y "C." (Fallos: 310:324), entre otros (conf. doct. Ac. 80.570, res. del 17/VII/2003; Ac. 87.203, res. del 22/IX/2004; Ac. 96.735, res. del 24/V/2006; Ac. 101.238, res. del 5/XII/2007, entre otros).

    Sin embargo, la suficiencia del reclamo -en dicho marco- no se satisface con la mera invocación de una cuestión federal, sino que será menester su correcto planteamiento, pues sólo así esta Corte se encontraría obligada a ingresar a su conocimiento conforme los precedentes antes referenciados.

  5. En elsub lite, sin perjuicio de que el impugnante le achacó el vicio de la arbitrariedad y absurdo al fallo atacado sus desarrollos no trascienden de una opinión discrepante, sin demostrar -siquiera liminarmente- que la sentencia recurrida padezca de algún vicio que, bajo el prisma de la pretoriana jurisprudencia del Máximo Tribunal federal, encasille en el elenco de supuestos que se incluyen en el catálogo de la arbitrariedad denunciada.

    En efecto, la parte se quejó de la supuesta indefensión en la que se habría encontrado inmerso su pupilo con motivo de la actuación del anterior defensor particular, requiriendo la nulidad del juicio (v. recurso de apelación de fs. 183/187). Sobre el punto, sostuvo que “…el último acto ausente fue no ofrecer prueba en defensa de los derechos de [su] defendido y...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR