El llamativo empeño en negar el 8-N

 
EXTRACTO GRATUITO

Las consecuencias de la excepcional movilización del 8-N han sido, hasta ahora, paradójicas. El Gobierno y la oposición están dando señales de que, en vez de revisar sus estrategias, prefieren reafirmarse en la postura en la que estaban cuando se produjo la protesta.Cristina Kirchner no está dispuesta a producir una sorpresa. Culpó por el fastidio que provoca su liderazgo a las maquinaciones de los medios, sobre todo de Clarín. Es lo que estaba previsto. En 2009, la Presidenta había respondido a la derrota electoral con una ley de medios. Cuando se produjo la manifestación del 13 de septiembre, cambió la conducción de la Administración Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca). Esta vez le ordenó al jefe de ese organismo, Martín Sabbatella, que anuncie los pasos que se darán para desconcentrar a empresas periodísticas.La secuencia tiene mucho sentido. La señora de Kirchner está convencida de que quienes no la quieren son víctimas de la manipulación que ejercen los medios de comunicación. Para revertir el descontento hace falta, entonces, un mayor control de los mensajes, de modo que el pueblo descubra la verdad. Esta dinámica descarga su tensión sobre el primer minuto del próximo 10 de diciembre.El kirchnerismo interpreta que en ese instante vence la medida cautelar que le ha permitido al Grupo Clarín sustraerse a la obligación de redimensionarse. Sabbatella debe hacer notar que, llegado ese momento, el Gobierno impuso su autoridad. Sabbatella ejecuta un plan de Carlos Zannini y Juan Manuel Abal Medina, quienes pretenden intervenir varias sedes de Cablevisión con el aval de la justicia federal. Las licencias de esa empresa serán adjudicadas con una condición tácita: quien gane el concurso suspenderá la contratación de la señal TN. Varios cables de escala provincial han aceptado hace tiempo el requisito. Es decir, la Presidenta busca extender un apagón que comenzó bastante tiempo atrás.El desafío de Sabbatella es riesgoso. Hay fotos que tienen un significado negativo cualquiera sea su epígrafe: la de una fuerza armada irrumpiendo en un medio de comunicación es una de ellas. En las redes sociales han comenzado a dramatizar esa eventualidad. Circulan convocatorias para realizar mateadas la noche del 9 de diciembre a las puertas de los medios de Clarín.El Ministerio de Planificación completa el avance sobre "el monopolio". Julio De Vido ofrece a los intendentes la instalación de la televisión digital con una programación elaborada por el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA