Llaman 'comunista' a la política económica

 
EXTRACTO GRATUITO

Si Martin Richenhagen, presidente y CEO mundial de Agco, el segundo grupo en importancia de maquinaria agrícola, hubiera hablado en alguno de los piquetes de productores por el paro que finaliza hoy, seguramente lo habrían querido convertir en el modelo 2015 del ruralista Alfredo De Angeli en el conflicto de 2008.

Richenhagen, un alemán que desde 2004 conduce la multinacional, anunció una inversión de US$ 20 millones para producir cosechadoras en el país. Pero planteó duras críticas a las retenciones, los controles a la exportación y las trabas para importar. Calificó de "estúpidas" las retenciones, dijo que no hay "un negocio libre" para las empresas de su rubro y que se siguen "reglas burocráticas" como "en un régimen socialista, comunista".

"El sector agropecuario es importante. El Gobierno ha decidido imponer impuestos a la exportación [retenciones]. No hay casi gobierno en el mundo que los imponga. Restringe la exportación de soja y de maíz", afirmó Richenhagen.

Luego, al recordar que los impuestos a las exportaciones estaban para supuestamente contener los precios locales, remató: "Es estúpido".

Al presidente y CEO mundial de Agco, que el año pasado tuvo ventas globales por US$ 9700 millones, no hizo falta hacerle preguntas filosas para que hiciera catarsis. Se destapó solo.

Apenas comenzó la conferencia, señaló que "estaba satisfecho" con la presencia de su firma en la Argentina y que éste es "un mercado muy importante". Sin mostrarse irritado, luego elevó las críticas. "Ni nosotros sabíamos lo que iba a decir", se sorprendió un ejecutivo local.

"Espero que los productores argentinos puedan exportar más. Si se permitiera exportar se generarían ingresos, trabajo, mano de obra", afirmó Richenhagen. En este contexto, pidió un marco "más abierto" para la exportación. Vale recordar que, además de las retenciones, los productores critican las trabas para exportar trigo y maíz por los cupos y permisos para vender afuera.

Puso el dedo en la llaga con las importaciones. "No estamos en un negocio libre. Estamos siguiendo reglas burocráticas. No podemos importar ni vender como quisiéramos", indicó. Acto seguido, comparó que esto era "como un régimen socialista, comunista".

Visión sobre Cristina

En un tramo, el ejecutivo habló de la presidenta Cristina Kirchner. Recordó que tuvo un encuentro en 2013 en el que intentó cambiarle "ideas". Admitió que no pudo. Luego, en diálogo con LA NACION, sostuvo que la jefa del Estado apoyó la apertura de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA