'Estamos listos para nuevos y más grandes desafíos', dijo Macri en la Legislatura porteña

 
EXTRACTO GRATUITO

Habían pasado 28 minutos de cuando hizo una pausa, justo antes de soltar el párrafo que tanto había repasado en su mente, y que modificó en el último instante. "Una etapa se termina, y con mucha paz y tranquilidad puedo decirles, estamos listos. ", exclamó el jefe de gobierno porteño y candidato a presidente mientras arreciaban los aplausos de ministros, dirigentes y simpatizantes.

Fue ése el punto con más condimento político del último discurso del líder de Pro como jefe de gobierno porteño. Con un tono "de mucha nostalgia" (como reconoció luego en diálogo con LA NACION), Macri repasó ante los legisladores porteños los logros de su gestión de siete años e hizo una autocrítica general "de lo que se hizo mal", pero por sobre todo intentó mostrar un perfil de gestión opuesto en las formas y los hechos al del kirchnerismo, al que enfrentará en las urnas en las internas del 9 de agosto y las presidenciales de octubre.

"El Estado debe estar al servicio de la gente y no de los intereses de la política", dijo en uno de los pasajes más aplaudidos. En otro, expresó su deseo de ser recordado como "parte de una generación que pudo superar los enfrentamientos inútiles y se puso a trabajar para que todos los argentinos sean más felices". Un mensaje claro y opuesto al estilo confrontativo del kichnerismo.

En una Legislatura colmada, con los ministros frente a él en el hemiciclo y gradas sin carteles ni papelitos, pero con amplia mayoría macrista, Macri apeló al clásico discurso de "cercanía" que ya es marca registrada en el macrismo. Un discurso que busca "exportar" de forma exitosa a la pelea presidencial. Fueron muchas las referencias a "la gente", a la que Macri agradeció por darle "la oportunidad de gobernar todos estos años". También, sin mencionarlos, el líder de Pro hizo hincapié en la importancia del "equipo", se mostró "orgulloso" de él porque -afirmó- "nada se habría podido hacer por una sola persona".

En su media hora de discurso, Macri repasó los "hitos" de su gestión en áreas como transporte y obras públicas, y anunció la inminente mudanza del gobierno porteño a Parque Patricios.

Sin menciones a la feroz interna por su sucesión entre Horacio Rodríguez Larreta y Gabriela Michetti, Macri afirmó que quien "se siente" en su sillón "tendrá a su disposición planes de gobierno en todas las áreas para poner en práctica desde su primer día". También puntualizó las deudas pendientes, "desafíos y transformaciones que llevan más tiempo"...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA