Licofitas y helechos de Mendoza: lycopodiidae, equisetidae, ophioglossidae y polypodiidae.

Autor:Arana, Por Marcelo
Cargo:P. 1-46
 
EXTRACTO GRATUITO

Los helechos y licofitas tradicionalmente han sido considerados una división del Reino Plantae conocida como Pteridophyta. Esta clasificación puede llegar a ser valiosa a los fines prácticos, pero es totalmente artificial y parafilética, no refleja las relaciones de parentesco entre los miembros de este grupo, ya que las pteridofitas constituyen un grupo heterogéneo de plantas que no comparten una historia evolutiva común. Actualmente, sobre la base de estudios moleculares y morfológicos se ha separado a las pteridofitas en dos grupos: las licofitas y los helechos. Varios análisis filogenéticos han establecido que las licofitas son el grupo hermano de todas las demás plantas vasculares y que se originaron en el Paleozoico (Duff & Nickrent, 1999; Kenrick & Crane, 1997; Kranz & Huss, 1996; Pryer et al., 2004; Raubeson & Jansen, 1992; Wolf et al., 2005), mientras que los helechos son más cercanos a las plantas con semilla (Pryer et al, .2001; Smith et al., 2006).

De acuerdo al sistema de clasificación propuesto por Chase & Reveal (2009) y por Christenhusz et al. (2011), las licofitas son una entidad monofilética conformando la subclase Lycopodiidae, mientras que los helechos conforman cuatro subclases: Equisetidae, Ophioglossidae, Marattiidae y Polypodiidae. Todas las subclases están clasificadas dentro de la clase Equisetopsida, clado monofilético que abarca la totalidad de las denominadas "embriofitas" o "plantas terrestres", incluyendo musgos, hepáticas y plantas con semillas (Chase & Reveal, 2009; Arana & Bianco, 2011).

Los helechos y licofitas son las plantas vasculares más antiguas y su origen puede rastrearse desde el Silúrico, 425 millones de años atrás, a partir del descubrimiento del fósil Cooksonia pertoni (Raven et al., 1999). Son plantas con un ciclo de vida con alternancia de generaciones bien marcada y fases independientes: una esporofítica (asexual, diploide) y otra gametofítica (sexual, haploide). Por estas características necesitan condiciones de humedad, temperatura, luz y nutrientes que les permitan completar su ciclo de vida, siendo los ambientes montañosos, tropicales a templados y húmedos, propicios para la instalación y desarrollo de los helechos. Estos grupos de plantas contribuyen en forma importante a la diversidad vegetal mundial; ellas conforman el segundo gran grupo de plantas vasculares después de las angiospermas, con 13.600 especies descriptas (Hassler & Swale, 2001; Moran, 2008).

En la República Argentina las licofitas y helechos se concentran en cuatro regiones: la selva misionera en el Noreste, las yungas en el noroeste, los bosques andino-patagónicos en el sudoeste-Sur (Ponce et al., 2002) y las sierras de Córdoba en el centro (Arana et al., 2004; Arana & Bianco, 2009, 2011) encontrándose unos 85 géneros de helechos y licofitas, con alrededor de 400 especies.

La provincia de Mendoza se encuentra ubicada en el centro oeste de la Argentina, con una variabilidad geomorfológica que determina una alta diversidad de ambientes, con gran complejidad biogeográfica debido a la diversidad de orígenes de su biota. Presenta desde el punto de vista morfológico dos grandes ambientes: el macizo andino al oeste y una extensa llanura al este. En el macizo andino se puede reconocer, la Precordillera, que alcanza su límite austral prácticamente a la altura del río Mendoza, la Cordillera Frontal y la Cordillera Principal, además de los valles altoandinos y bolsones. Al pie de los Andes se extiende el Piedemonte, extensa bajada con 10-15% de pendiente hacia el este y con erosión hídrica laminar en los interfluvios y lineal en los fluvios.

Asociadas al macizo andino se encuentran las unidades Altoandina, Puna y Cardonal, en la llanura el Monte y las ingresiones del Chaco árido y del Espinal, y en ambiente volcánico la Payunia (Figura 1).

[FIGURA 1 OMITIR]

La región Altoandina se extiende por las altas cumbres aproximadamente entre los 3900-4200 m, por el norte, y los 2900-3300 m en el sur, por encima se encuentra el desierto frío sin vegetación. Dominan los pastizales de Poa holciformis con leñosas pulvinadas como Adesmia subterránea y A. hemispaherica, y en afloramientos rocosos matorrales de Adesmia hórrida o Adesmia pinifolia. En la vertiente oriental los matorrales de Mulinum spinosum y Nassauvia axillaris en suelos rocosos o los de Colliguaja integerrima en ambientes más húmedos.

La Puna alcanza su límite austral en la Precordillera mendocina, a los 32[grados]40'S aproximadamente. En las llanuras a 3000-3200 m se encuentran pastizales de Pappostipa chrysophylla var. chrysophylla y P. vaginatay en afloramientos rocosos los matorrales de Lycium fuscum, L. chanar y Baccharis incarum, y la mimética cactácea Puna clavarioides, entre otros.

El Cardonal a estas latitudes se dispone a manera de mosaico en laderas de solana, principalmente con sustrato rocoso, son comunes las cactáceas Denmoza rhodacantha, Trichocereus candidans, Lobivia formosa, Blossfeldia liliputana, las arbustivas Buddleja mendocensis, Dipyrena glaberrima, o herbáceas como Nassella paramilloensis, Trixis papillosa, Menodora decemfida, etc.

El Monte ocupa la mayor superficie provincial extendiéndose desde el flanco oriental andino, por los piedemontes, las Huayquerias o tierras malas y la llanura. La fisonomía dominante es la de estepa arbustiva de Larrea divaricata y L. cuneifolia. En el piedemonte se encuentran también como arbustos altos Schinus fasciculata, Prosopis flexuosa var. depressa, Aloyssia gratissima, etc. En las Huayquerias, en suelos salinos, Atriplex lampa, Tricomaria usillo, Suaeda divaricata, entre otras, son comunes. En la llanura, principalmente hacia el norte de la provincia, ocurren bosques abiertos de Prosopis flexuosa var. flexuosa con Capparis atamisquea, hacia el sur Bulnesia retama adquiere mayor presencia. En los suelos arenosos de la llanura son comunes diversas especies de Portulaca, Ibicella parodii, Gomphrena mendocina, etc. En los suelos inundables se encuentra Prosopis alpataco, Tamarix gallica, Baccharis salicifolia, B. pingraea. En los bordes de áreas salinas Suaeda divaricata, Frankenia juniperina, Allenrolfea vaginata, Castela coccinea, Limonium brasiliensis, Grahamia bracteata.

La Payunia se extiende por el sur de Mendoza, sobre suelos basálticos cubiertos por arenas eólicas, entre 1400-2700 m. Los pastizales son de Pappostipa speciosa var. manclequensis, P. malalhuensis, Poa lanuginosa, Sporobolus mendocinus, etc. En los matorrales dominan Neosparton aphyllum, Schinus roigii, S. O'donellii, Anarthrophyllum rigidum, Grindelia chiloensis acompañadas por Prosopis castellanosii, Prosopidastrum globosum, Argylia robusta, entre otras.

El Chaco árido incursiona por el noreste de la provincia siguiendo la isohieta de 300 mm, en ecotono con elementos del Monte. Entre otras especies se encuentran Aspidosperma quebracho-blanco, Lippia salsa, Mimozyganthus carinatus y Prosopis sericantha.

El Espinal ingresa como ecotono por el sureste, en suelos arenosos, con especies como Elyonorus muticus, Prosopis caldenia, Jodina rhombifolia, entre otras.

Desde el punto de vista biogeográfico evolutivo, Puna, Cardonal y Monte son entidades pertenecientes a la Zona de Transición Sudamericana, que se extiende siguiendo los Andes desde Venezuela, norte de Chile hasta el centro-oeste de Argentina; el Espinal pertenece a la provincia Biogeográfica de La Pampa (Subregión Chaqueña, Región Neotropical), mientras que Altoandino, Payunia y Patagonia están incluidas en la Región Andina, que abarca el centro de Chile y la Patagonia (Figura 1).

La información sobre los taxones se reunió analizando los antecedentes bibliográficos (Hieronymus, 1896; Hicken, 1908, 1919; Pastore 1936; Capurro 1969; de la Sota, 1973, 1977, 1985; Ponce, 1987, 1994, 1996; Rodríguez 1995; de la Sota et al., 1998, 2009; Giúdice, 1999; Arana et al., 2004, Ponce et al., 2002; Arana & Bianco, 2009, 2011) e incorporando los datos inéditos. Se estudió y determinó material procedente de los herbarios BA, CORD, MCNS, MERL, MVFA, JUA, LIL, LP, RCV, RIOC, SI y SRFA.

Se confeccionó la lista de la totalidad de las especies y taxones infraespecíficos registrados para Mendoza, así como su descripción; además se elaboró una clave general para identificar todos los taxones presentes, indicando los Departamentos de ocurrencia y citando un ejemplar de herbario de referencia. En cuanto a la nomenclatura, sólo se mencionan los basónimos y sinónimos más relevantes; para la lista completa de sinónimos pueden consultarse los catálogos de Ponce (1996) y Zuloaga et al. (2008).

Para el territorio de la provincia de Mendoza han sido citadas 14 familias, 17 géneros con 39 taxones pertenecientes a las subclases Lycopodiidae, Equisetidae, Ophioglossidae y Polypodiidae. El género más diverso es Cheilanthes y la familia con mayor riqueza específica es Pteridaceae. Esta mediana composición muy probablemente esté motivada por la rigurosidad de las condiciones climáticas y la escasa disponibilidad de agua, de la cual estas plantas son fundamentalmente dependientes para su reproducción. Las especies están concentradas en la zona cordillerana, algunas de ellas alcanzan el límite austral de distribución, mientras que para otras esta región constituye el límite septentrional.

Clave para las Subclases de Licofitas y Heléchos

Plantas con licofilos con clorofila, libres, de disposición helicoidal o en cuatro hileras. Eusporangios reniformes, solitarios, axilares o subaxilares del lado adaxial de los licofilos.

A. Lycopodiidae

Plantas con hojas ricamente vascularizadas (eufilos) o muy reducidas ("escamiformes") y fusionadas. Esporangios del tipo leptosporangios o eusporangios en el lado abaxial de las hojas o de esporangióforos; en un grupo en cualquiera de los lado de apéndices foliares.

Eusporangios dispersos sobre la porción foliar fértil.

C. Ophioglossidae

Leptosporangios o eusporangios del lado abaxial de las hojas (eufilos) o de esporangióforos.

Plantas palustres, con tallos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA