Libros y soberanía popular

 
EXTRACTO GRATUITO

El inicio de la tradicional Feria Internacional del Libro de Buenos Aires siempre es motivo de alegría, de optimismo y de orgullo. Sin embargo, esta vez el máximo evento cultural del año no estará exento de las tristes controversias que han desatado la extemporánea decisión del gobierno nacional de restringir las importaciones de libros y las lamentables apreciaciones que, acerca de esa cuestión, han formulado importantes funcionarios.El protagonista de uno de los mayores pasos en falso ha sido el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, quien al hablar en la ciudad de Formosa durante un encuentro del Pre-Mercado de Industrias Culturales del Noreste Argentino afirmó que "así como hay una soberanía económica, también hay una soberanía cultural, que consiste en que tengamos cada vez mayor capacidad para decidir qué se debe editar".Paralelamente, Coscia mencionó la importancia de evitar que sean los grandes centros editores del mundo los que definan lo que podemos leer en el país. Como es ya habitual, el funcionario criticó además a los medios que informaron sobre las medidas que afectaron la importación de libros y que dieron pie a hablar de la existencia de una censura en ciernes.Ante el rechazo que provocaron sus desafortunadas palabras, el secretario de Cultura, evitó ahondar en la polémica desatada y afirmó que no había tenido la intención de promover la censura ni prohibir la edición de libros. Afirmó que, por el contrario, pretendía para nuestra vida cultural el fortalecimiento de la decisión soberana de editar.Sorprende que un funcionario del área cultural hable con tamaño desconocimiento, que alerta sobre la posibilidad de que se adopten políticas totalmente equivocadas ante diagnósticos erróneos. En la industria del libro, las decisiones sobre los títulos por publicarse sólo pueden ser tomadas en el nivel local, dado que únicamente alguien muy atento a lo que pasa en el país y a las tendencias literarias del mercado argentino puede tener la sensibilidad que le permita elegir y acertar con las expectativas y los gustos del público local.Por otro lado, es fácil comprobar, por medio de las listas de best sellers que se publican regularmente, la enorme cantidad de autores argentinos que llegan al top del ranking de los más vendidos, lo cual ratifica la presencia de la cultura local en los catálogos de todas las editoriales, sin necesidad de defensa u orientación estatal de ningún tipo.Dos términos de rico contenido político y social se han...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA