La libertad de expresión y la verdad serán ilegales

 
EXTRACTO GRATUITO

La Cámara de Diputados bonaerense sancionó el jueves pasado una ley que obliga a "incorporar de manera permanente en las publicaciones, ediciones gráficas y/o audiovisuales y en los actos públicos de gobierno de los tres poderes de la provincia de Buenos Aires el término «dictadura cívico-militar» y el número de 30.000 junto a la expresión desaparecidos cada vez que se haga referencia al accionar genocida en nuestro país durante el 24 de marzo de 1976 al 9 de diciembre de 1983". El proyecto fue iniciado por el representante kirchnerista Darío Díaz Pérez y ya contaba con media sanción del Senado provincial. En los considerandos de la norma se afirma que el derrocamiento de María Estela Martínez de Perón tuvo el propósito de "imponer un modelo de acumulación con lo financiero en el centro económico, disminuyendo el Estado social, avanzando hacia la concentración económica".

La imposición por ley de una visión parcial, sesgada y también inexacta de la historia atenta contra la libertad de pensar y expresarse, que está bien plasmada en el espíritu y la letra de nuestra Constitución nacional. Quien obedezca esta ley y tenga una visión y un conocimiento de la verdadera historia deberá optar entre mentir o caer en la ilegalidad.

Es innecesario referirse al falseamiento intencionado del número de desaparecidos. El argumento del simbolismo de ninguna manera lo justifica. Según las propias declaraciones del ex montonero Luis Labragna, fue él quien ideó ese número ex profeso para incluir la represión del terrorismo en los años setenta dentro de los cánones internacionales de aproximación a un genocidio. Sin dejar de lado la necesidad de condenar el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, hay otra falsedad al considerar este día como el inicio de las desapariciones. Está demostrado y aceptado que hubo alrededor de 900 casos anteriores a dicha fecha. La mayor parte de ellos fueron responsabilidad de la Triple A, una fuerza parapolicial cuya creación se le adjudica a Juan Domingo Perón antes de su muerte.

La afirmación de que el derrocamiento de Isabel Perón tuvo el objetivo de imponer un modelo económico plagado de maldad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA