Ley de semillas: Pocas coincidencias y muchas diferencias para el debate

Como en un juego de similitudes y diferencias, los principales proyectos de ley o iniciativas que apuntan al mercado de semillas tienen puntos de contacto y también de contrastes. Eso surge al comparar las propuestas del Gobierno, cuyo borrador trascendió esta semana, como informó LA NACION, de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), la Federación Agraria Argentina (FAA), de Gilberto Alegre, presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, y de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA).

Puntualmente en el Congreso, ya hay cinco proyectos que provienen de los dos bloques aliados al Gobierno, esto es la UCR y la Coalición Cívica, y del Frente Renovador (Alegre). En tanto, el Frente para la Victoria no tiene iniciativas en ninguna de las dos cámaras legislativas.

¿Donde están las coincidencias?, ¿En qué aspectos se ven las divergencias? Al respecto, un informe de la Fundación Barbechando para LA NACION rastrea los puntos en común y a la vez diferentes entre las iniciativas del Poder Ejecutivo, ASA, FAA, el diputado Alegre y FADA.

En general, las propuestas abren la puerta, con matices, al pago para quien se reserve semilla para volver a utilizarla en la siguiente campaña. Donde no hay uniformidad es en los tiempos de pago.

El proyecto del Gobierno, que Agroindustria tiene listo y espera su llegada al Congreso, incorpora al artículo 27 de la actual ley de semillas -donde habla entre otras cosas del uso propio- un párrafo que dice que "el titular del derecho de una variedad protegida podrá requerir el pago correspondiente al agricultor que reserve y utilice semilla para uso propio". Así figura en el último borrador de la iniciativa oficial.

"El proyecto del Ejecutivo establece que el productor pagará por la tecnología incorporada en la semilla que se reserve para uso propio durante los tres años siguientes a la compra. A partir del cuarto año deja de pagar, si mantiene constante la cantidad de hectáreas sembradas", detalla el trabajo de Barbechando. En rigor, se podrá solicitar el pago "sin límite temporal" por el diferencial si la nueva siembra supera lo sembrado originalmente.

Según este proyecto, estarán exentos los agricultores inscriptos en el Registro Nacional de Agricultura Familiar (Renaf), pueblos originarios y agricultores cuya facturación no supere tres veces la categoría más alta del monotributo. En la actualidad eso representa 1,8 millones de pesos por año. En cuanto al pago, el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba