Una ley que cambiará las relaciones sociales y económicas de los argentinos

 
EXTRACTO GRATUITO

En caso de no prosperar las denuncias de la oposición, el empezará a regir el 1° de enero de 2016. Aunque el tema suena complejo y lejano, los cambios afectarán de manera directa la vida cotidiana de millones de argentinos.La ley establece un nuevo marco regulatorio de las relaciones entre las personas en materias sensibles como, entre otros.El artículo que más discusiones generó durante los dos años de debate del proyecto quedó intacto. Es el que determina que la vida humana comienza "con la concepción". A pedido de la Iglesia, no se tuvieron en cuenta en ese punto los casos de fertilización asistida. El Gobierno prometió abordar esa cuestión con una ley complemefntaria, al igual que los derechos de los pueblos originarios. Eso sí: se consagra la "voluntad procreacional". Esto es que los niños nacidos por medio de técnicas de fertilización asistida podrán ser anotados como propios por quienes lleven adelante el tratamiento, al margen de quién haya aportado el material genético.El texto definitivo está, de todos modos, lejos de ajustarse a los deseos de la Iglesia, dado que se adoptan criterios más liberales en materias clave. Por ejemplo, en el proceso de divorcio. Será suficiente que uno solo de los cónyuges manifieste su voluntad de divorciarse. No se exigirá que haya transcurrido un tiempo mínimo desde la celebración del matrimonio y se eliminará el plazo estipulado hoy en día para que las parejas reconsideren la ruptura. La infidelidad ya no será tenida en cuenta como razón de separación. Tampoco se requerirá que los cónyuges vivan en la misma casa. Se habilitan además el divorcio sin causa y los acuerdos prenupciales de separación de bienes.En paralelo, se institucionaliza el concubinato, que quedará regulado como "unión convivencial". De esa manera se establecerán reglas de división de bienes en caso de ruptura.Otro proceso que se simplifica es el de adopción, fundamental para solucionar la situación de más de 10.000 chicos que esperan por una nueva familia. Se fija un plazo de 90 días, se incorpora la adopción "por integración" para el hijo del cónyuge o conviviente y se pone en igualdad de condiciones a las parejas surgidas del matrimonio igualitario, a las parejas que no están casadas y a las personas solas. Además, se requiere el consentimiento de los niños mayores de 10 años para ser adoptados.Se deja de lado asimismo la regla que establecía que los niños deben llevar el apellido del padre. De acuerdo con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA