LEY ASA-2906. Regimen para las intervenciones de contracepcion quirurgica (Antes Ley 26130)

Fecha de Última Modificación:31/03/2013
Rama:Administrativo Salud
Rango de Ley:Ley
Fecha de Publicación:29 de Agosto de 2006
Fecha de Sanción: 9 de Agosto de 2006
Fecha de Promulgación:28 de Agosto de 2006
 
ÍNDICE
CONTENIDO
Artículo 1º

Objeto - Toda persona mayor de edad tiene derecho a acceder a la realización de las prácticas denominadas "ligadura de trompas de Falopio" y "ligadura de conductos deferentes o vasectomía" en los servicios del sistema de salud.

Artículo 2º

Requisitos - Las prácticas médicas referidas en el artículo anterior están autorizadas para toda persona capaz y mayor de edad que lo requiera formalmente, siendo requisito previo inexcusable que otorgue su consentimiento informado. No se requiere consentimiento del cónyuge o conviviente ni autorización judicial, excepto en los casos contemplados por el artículo siguiente.

Artículo 3º

Excepción - Cuando se tratare de una persona declarada judicialmente incapaz, es requisito ineludible la autorización judicial solicitada por el representante legal de aquélla.

Artículo 4º

Consentimiento informado - El profesional médico interviniente, en forma individual o juntamente con un equipo interdisciplinario, debe informar a la persona que solicite una ligadura tubaria o una vasectomía sobre:

  1. La naturaleza e implicancias sobre la salud de la práctica a realizar;

  2. Las alternativas de utilización de otros anticonceptivos no quirúrgicos autorizados;

  3. Las características del procedimiento quirúrgico, sus posibilidades de reversión, sus riesgos y consecuencias.

Debe dejarse constancia en la historia clínica de haber proporcionado dicha información, debidamente conformada por la persona concerniente.

Artículo 5º

Cobertura - Las intervenciones de contracepción quirúrgica objeto de la presente Ley deben ser realizadas sin cargo para el requirente en los establecimientos del sistema público de salud.

Los agentes de salud contemplados en la Ley 23660 , las organizaciones de la seguridad social y las entidades de medicina prepaga tienen la obligación de incorporar estas intervenciones médicas a su cobertura de modo tal que resulten totalmente gratuitas para el/la beneficiario/a.

Artículo 6º

Objeción de conciencia - Toda persona, ya sea médico/a o personal auxiliar del sistema de salud, tiene derecho a ejercer su objeción de conciencia sin consecuencia laboral alguna con respecto a las prácticas médicas enunciadas en el Artículo 1º de la presente Ley.

La existencia de objetores de conciencia no exime de responsabilidad, respecto de la realización de las prácticas requeridas, a las autoridades del establecimiento asistencial que corresponda, quienes están obligados a disponer los reemplazos necesarios de manera inmediata.