Ley. 14393. Presupuesto General Ejercicio 2013.

RESUMEN

 Fundamentos de la Ley 14393 Honorable Legislatura:   Me dirijo a Vuestra Honorabilidad para someter a su consideración el Proyecto de ley de Presupuesto General de la Administración Pública de la provincia de Buenos Aires para el ejercicio fiscal 2013. Nos encontramos con el desafío de responder a las crecientes demandas sociales en un contexto global adverso que restringe las alternativas de financiamiento para la gestión pública. Esto demanda el esfuerzo conjunto de todos los niveles estatales y de los ciudadanos en aras de alcanzar los grandes objetivos que la comunidad ha trazado para sí. El modelo de crecimiento inclusivo que vivimos en los últimos años se sobrepone a la volatilidad mundial instaurando un proceso de desarrollo que rompe con viejos paradigmas y privilegia valores fundamentales como el trabajo, permitiéndonos apostar a un proyecto de nación más justa, más inclusiva y más equitativa, que interprete cabalmente los intereses y necesidades de los trabajadores para convertirlos en realidades efectivas. El sostenimiento de la capacidad adquisitiva de los salarios y el aumento de la ocupación de la mano de obra han generado un círculo virtuoso de mayor consumo, mayor producción, y más rentabilidad de todos los sectores productivos, principalmente por efecto del modelo macroeconómico nacional. La provincia de Buenos Aires extendió esas mayores rentabilidades generadas para fortalecer sus recursos propios mediante sucesivas reformas impositivas que plasmaron medidas de estricta equidad tributaria, con fuerte impronta progresiva y redistributiva. No obstante, nuestra Provincia ve profundizada la brecha fiscal que persiste año a año, dado que el esquema de relaciones financieras entre niveles de gobierno vigente en nuestro país presenta un marcado desequilibrio. El trabajo, como factor productivo, tiene alta incidencia en el proceso de generación y provisión de los bienes y servicios que proveen los gobiernos provinciales, como la educación, la salud, la seguridad y la justicia. De esta manera, el nivel de gasto público en que deben incurrir y la menor capacidad para hacerse de los recursos necesarios generan una fuerte presión sobre las provincias, que se ven obligadas a sostener sus políticas públicas con el doble esfuerzo institucional y ciudadano. Este año, el escenario de adversidad económica internacional, el deterioro de la economía mundial por agravamiento de la crisis reinante principalmente en Europa, y su consecuente impacto en nuestra economía, se manifestaron generando una desaceleración en la tasa de crecimiento de los recursos presupuestarios en todos los niveles de gobierno. Se advierte, entonces, un desequilibrio financiero que se suma al histórico problema de nuestra Provincia por la insuficiencia estructural de recursos y la distribución vigente de la participación en la renta federal. La provincia de Buenos Aires concentra el 38,9 por ciento de la población del país, aporta el 36,4 por ciento del Producto Bruto Interno, genera el 48,1 por ciento del Valor Agregado Industrial, participa con el 33,3 por ciento de las exportaciones nacionales y alberga el 34,1 por ciento de la población con Necesidades Básicas Insatisfechas, pero recibe el 19,2 por ciento de los recursos coparticipables que se distribuyen entre las jurisdicciones subnacionales, lo que representa el 8 por ciento del total de la renta federal. Este funcionamiento distorsionado del sistema de distribución de la renta federal no es nuevo y su tendencia es claramente perjudicial para la provincia de Buenos Aires por la propia estructuración de los diferentes mecanismos de distribución que se aplican sobre los impuestos nacionales. Este aspecto debe ponderarse debidamente atento a que la cuestión no se resume solamente en la baja participación actual de la provincia de Buenos Aires en la distribución, sino que esta situación va empeorando cada vez mas, tal como viene ocurriendo en los años precedentes. Ante esta situación la Provincia ha reaccionado inteligentemente adecuando su política fiscal con el objetivo de cerrar esta brecha creciente. Esto le ha permitido mostrar indicadores contundentes tanto desde el punto de vista de los ingresos, ya que la provincia de Buenos Aires es la que tiene mayor porcentaje de recursos propios en el total de ingresos tributarios o respecto del gasto público, mostrando el menor gasto per cápita, ambos en comparación con las restantes provincias de la Argentina. Las medidas adoptadas para lograr un máximo ahorro administrativo, los instrumentos diseñados para obtener financiamiento y crédito del sector privado, y la reforma tributaria cristalizada en la ley 14.357, deben encontrar su continuidad y profundización en una ley de Presupuesto prudente y ecuánime. Tenemos la responsabilidad primigenia de satisfacer las demandas sociales, sosteniendo los salarios y el empleo como principal herramienta de inclusión social, como asimismo mantener el nivel de actividad económica, consumo e inversión, asegurando el bienestar general de los habitantes de la Provincia. Éste es el enorme desafío que asumimos como Estado. Frente a este escenario, y en el entendimiento de que la gobernabilidad se cimenta en la prudencia y la responsabilidad, se torna imperiosa la puesta en vigencia de un conjunto de políticas que aseguren el cumplimiento de nuestras obligaciones. Debemos preservar el bienestar de los ciudadanos, por lo que el Estado debe acentuar su presencia como garante del bien común. Las crisis, como procesos dinámicos llenos de incertidumbre que ponen en evidencia las imperfecciones de un sistema, abren una ventana de oportunidades para pensar en políticas a largo plazo que permitan no sólo el retorno a la normalidad, sino la implementación de soluciones permanentes. No debemos soslayar un necesario proceso de negociación de mejoras en la asignación de los recursos provenientes de la renta federal que resulte más justa y apropiada para atender las necesidades fiscales emergentes de los desafíos sociales que debemos afrontar, pero los grandes cambios institucionales son procesos que requieren tiempo y paciencia. Repensar el federalismo es mucho más que ensayar cambios en la distribución de recursos. Resulta imperioso pensar el federalismo, además de su impacto puramente fiscal, tratando de identificar sus efectos sobre la actividad económica nacional. Debe analizarse desde el punto de vista de la eficiencia (además de la justicia y la racionalidad) en la asignación de los recursos públicos. No caben dudas de que una mejor distribución de la renta federal a favor de la provincia de Buenos Aires redundará en un fuerte impacto positivo en la actividad económica provincial y, dado su peso relativo, ello actuará como fuerte incentivo de la evolución de la actividad económica nacional. En este Proyecto de Presupuesto intentamos plasmar múltiples acciones y alternativas, en la indeclinable búsqueda de soluciones que aseguren el flujo de recursos necesario para cumplimentar las obligaciones que tiene el Estado y que logren el retorno al ciclo de crecimiento virtuoso que ha engrandecido la historia reciente de nuestro país. 1. CONTEXTO ECONÓMICO La economía de nuestro país se encuentra próxima a culminar el ejercicio 2012 en un camino de crecimiento positivo pero ralentizado respecto a los ejercicios anteriores. Dicho comportamiento se encuentra asociado a la evolución de la economía global, que durante este año estuvo signada por la fuerte desaceleración de las economías emergentes que venían sosteniendo el crecimiento mundial, en particular de China y Brasil, el agravamiento de la crisis en Europa y un pobre desempeño del resto de países desarrollados. El deterioro de las condiciones externas conllevó una disminución de la demanda por nuestros productos que, sumada a la mayor volatilidad financiera internacional, motivó la aplicación de una serie de medidas tendientes a proteger la industria nacional y al mismo tiempo preservar las reservas internacionales con que cuenta el país. La menor certidumbre sobre el devenir económico general se tradujo en un crecimiento más moderado de dos componentes de la demanda agregada: el consumo privado y la inversión. Igualmente, éstos evidenciarán tasas positivas de crecimiento. En este contexto, el Gobierno Nacional asistió a las administraciones provinciales que vieron reducida su capacidad para afrontar obligaciones. La provincia de Buenos Aires experimentó un deterioro en la mayoría de los indicadores vinculados con su nivel de actividad económica (sector primario, industria, construcción, consumo), lo que generó una desaceleración del ritmo de crecimiento de los ingresos fiscales, aún cuando la reforma tributarla aprobada a mediados de año, permitió amortiguar de forma notable el impacto sobre los mismos. 2. PRINCIPALES POLITICAS 2012. El presupuesto, verdadero programa de gobierno, refleja la voluntad pública y ciudadana de potenciar la política social para el desarrollo provincial. A través del gasto público se establecen los ejes fundamentales de la gestión y se instrumentan las prioridades en políticas públicas. La provincia de Buenos Aires invierte fuertemente en los sectores más vulnerables, así como en los servicios con un mayor impacto social y productivo, que estimulan el consumo, la generación de puestos genuinos de trabajo, y redistribuyen el ingreso. La educación, la seguridad social y la salud, claros vehículos del aumento de la calidad de vida de todos los ciudadanos, son los principales sectores en los que la Provincia concentra sus esfuerzos. Por eso, la Provincia destinó en 2012 el 58,3 por ciento del gasto provincial presupuestado a los servicios sociales. En particular, en el presupuesto 2012 se destinaron un total de $8.071,54 millones para la promoción de políticas de salud pública. Gracias a ello se continuó, entre otras actividades, con la instalación de Unidades de... (ver resumen completo)


EXTRACTO GRATUITO
Ver página siguiente